Muy tierno... un niño se niega a comer porque su "cena es demasiado bonita"

Aparece una imagen de un niño con un plato delante que contiene una cara hecha por una sonrisa de salchichas y unos ojos de ketchup y mostaza. ¿Qué pasa después?

En muchas ocasiones, el dar de comer o cenar a los niños, sobre todo cuando son muy pequeños, puede ser toda una aventura: que si no quiero más, que no me gusta, que quema mucho... Cualquier cosa con tal de no comer. Pero la reacción de este niño, nunca la habíamos visto. Es muy diferente a todas las que habíamos visto y oído.

 

Ésta es la escena: aparece una imagen de un niño con un plato delante que contiene una cara hecha por una sonrisa de salchichas y unos ojos de ketchup y mostaza. Cuando la madre le anima a que se coma el contenido del plato, el niño comienza a hacer mañas, a llorar y a decir: “Es que es demasiado bonito como para que me lo coma”.

 

Después de un pequeño debate sobre qué hacer con el plato, si comerlo o no comerlo, el niño le pide a su madre que nunca más vuelva a hacer algo así por él, porque es demasiado bonito. Os dejamos este vídeo que, con seguridad, te hará sonreír, ya sea porque has entendido la picardía del chaval porque no quiere comer y se inventa una excusa estupenda, o ya sea porque de verdad el chico sufre al ver que esa 'obra de arte' iba a desaparecer.