Música contemporánea con influencia india en el Conde Ansúrez de Valladolid

Interior del Palacio Conde Ansúrez. Europa Press

El Palacio de Congresos acogerá a 'Silente Ocho' este sábado 11 de junio a las 20 horas, organizado por la UVa con entradas por diez euros.

Este sábado 11 de junio el grupo 'Silente Ocho' celebrará en el Palacio de Congresos Conde Andúrez, a las 20 horas, un concierto de música contemporánea con influencia de la música clásica de India que está organizado por el Aula de Música de la Universidad de Valladolid (UVA), con entradas disponibles a diez euros.

 

Esta agrupación está integrada por músicos procedentes de otros proyectos como el trío 'Adartia', con la interprete de chelo Arantxa Hernández, la solista de flauta Nuria García y en el piano a Olaya Hernando; de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (Oscyl), con Elena Boj como viola y Ximo Clemente del contrabajo, y el clarinetista Carlos Orobón de la 'Aarhus Symphony Orchestra'.

 

Se trata de una formación de música contemporánea que fue fundada en 2015 en Valladolid compuesta por violín, violonchelo, contrabajo, flauta, clarinete, piano, guitarra española y el instrumento indio sarasvati vina, que interpreta la música de los compositores Poncho y Nacho Corral, en la que "se aprecia el tratamiento de estructuras rítmicas y melódicas propio de géneros como la música clásica de la India o el flamenco".

 

Asimismo, han comentado que sus composiciones están caracterizadas por un "eclecticismo que deriva de la propia trayectoria musical" a través de su experiencia diferentes campos musicales como las denominadas músicas del mundo, el rock experimental, la 'performance', el minimalismo, la música "incidental" para teatro y cine, y el lenguaje contemporáneo de la música culta.

 

Otro de los campos en los que ha trabajado esta orquesta es el de la improvisación, tanto en el contexto del jazz, del rock experimental o en el de la improvisación libre, como un elemento aleatorio en el contexto de la interpretación y que con el uso de "obsesivos ostinatos" y "células rítmicas repetitivas" lo vincula con la estética minimalista.