Muniain vuelve a hacer diabluras en Zorrilla

El Real Valladolid perdió 1-2 ante el Athletic en el primer encuentro de la temporada en un choque muy igualado. Susaeta adelantó a los vascos, Ebert hizo el empate antes del descanso y Muniain dio la puntilla en la segunda parte.

El Pucela tendrá que esperar al menos a la segunda jornada de Liga para conocer la victoria, tras empezar con mal pie en Zorrilla y perder por 1-2 en la visita del Athletic. En un partido muy igualado Susaeta adelantó a los bilbaínos en el minuto 28, Ebert empató un minuto después e Iker Muniain, apenas comenzada la segunda parte, estableció el definitivo 1-2 en una jugada desafortunada para el Pucela.

 

Ya lo había hecho en su día. Iker Muniain estrenó su casillero goleador en Primera División con el Athletic en Zorrilla hace cuatro temporadas con tan solo 16 añitos. El pequeño diablo parece que le tiene tomada la medida al Valladolid, y esta ocasión era tan buena como cualquier otra para hacerle otra vez la puñeta al Pucela.

 

Lo cierto es que fue un partido parejo, pero al Valladolid todavía le quedan varios ajustes, sobre todo en el centro del campo donde es evidente que Sastre, al menos de momento, no es capaz de suplir con garantías a Víctor Pérez.

 

La primera parte cumplió con las expectativas de los ávidos deseos de fútbol en Zorrilla casi tres meses después. Los primeros minutos fueron de tanteo entre ambos equipos, con un Athletic que dejó patente que no había venido a Valladolid de paseo y de un Pucela que quería agradar a la afición y llevarse al zurrón los tres primeros puntos.

 

Mariño, debutante en Primera, se mostraba seguro por alto con las constantes acometidas de los vascos, casi siempre a balón parado, mientras el Pucela buscaba constantemente a Ebert, Óscar y a Guerra arriba. Cerca estuvo el alemán de abrir el marcador tras latigazo después de un gran control de pecho, pero su disparo se fue lejos de la portería de Iraizoz.

 

El que tendría el honor de estrenar el marcador sería Susaeta, que parece que también le tiene tomada la medida al conjunto blanquivioleta en los últimos años. Beñat filtró un pase mágico mientras Valladolid y Athletic seguían dándose señales de aviso para que el diestro cruzara magistralmente ante Mariño, que poco o nada pudo hacer. Corría el minuto 28.

 

El Pucela no acusó el mazazo, al contrario. En la siguiente jugada, apenas un minuto después, Óscar se infiltró por la banda derecha para poner un pase de la muerte que Ebert no estaba dispuesto a desperdiciar. El alemán la clavó sin piedad pegándola al palo para establecer de nuevo el empate en el luminoso.

 

Comenzó entonces un baile entre ambos equipos que querían adelantarse en el marcador, aunque ninguno lo conseguiría antes del descanso. Mientras Ekiza tenía que retirarse lesionado por Laporte, el Athletic cerca estuvo de aprovechar uno de los muchos córners que tuvo mientras Guerra desperdiciaba otro pase de la muerte de Óscar. Así se llegaba al tiempo muerto con las lanzas en todo lo alto.

 

Ambos conjuntos salieron con la misma intención en la segunda parte, pero serían los visitantes los que se llevarían el gato al agua. Nada más salir de los vestuarios, Iraola puso el enésimo centro desde la derecha y Marc Valiente, en un desesperado intento por evitar el remate de Sola, terminó por impulsar el esférico hacia su propia portería. El palo repelió el cuero, pero ahí estaba el diablillo Muniain con la caña preparada. Sobra decir que el balón acabó en el fondo de la red.

 

Llegó entonces un quiero y no puedo del Valladolid, que luchaba por volver a igualar el resultado. Ernesto Valverde supo dormir bien la situación y los blanquivioletas se disolvieron como un azucarillo sobre el campo. Ni siquiera el carrusel de cambios sirvió para alterar el devenir del partido, si bien la entrada de Osorio y Rama le dio otro aire al Pucela.

 

A falta de veinte minutos para el final los de Juan Ignacio Martínez se fueron para arriba con todo, momento que aprovechó el Athletic para encerrarse y salir a la contra. A punto estuvo Ander Herrera, que le ganó sobradamente la pelea en el centro del campo a Sastre y a Álvaro Rubio, de hacer el 1-3, pero la cruceta le dijo que no.

 

El Pucela siguió tocando, tocando y tocando, sin resultado, dejando muy claro que todavía hay muchos puntos por mejorar. Pero tendrá que ser la semana que viene en Villarreal, porque en este primer envite ya no hay vuelta de hoja. Los tres puntos se fueron para Bilbao.

 

FICHA TÉCNICA

 

RESULTADO: VALLADOLID, 2 - ATHLETIC, 1. (1-1, al descanso).

 

ALINEACIONES.

 

VALLADOLID: Mariño; Rukavina, Rueda, Valiente, Peña (Bergdich, min.85); Álvaro Rubio, Sastre; Ebert, Óscar (Osorio, min.76), Omar (Valdet Rama, min.59) y Javi Guerra.

 

ATHLETIC: Iraizoz; Iraola, Gurpegi, Ekiza (Laporte, min.37), Balenziaga; Iturraspe, Beñat, Herrera (Morán, min.86); Susaeta (De Marcos, min.85), Kike Sola y Muniain.

 

GOLES:

 

0-1, min.28, Susaeta.

 

1-1, min.31, Ebert.

 

1-2, min.50, Muniain.

 

ÁRBITRO: Ayza Gámez (C. valenciano). Amonestó con tarjeta amarilla a Ebert (min.80)

 

ESTADIO: Municipal José Zorrilla.

Noticias relacionadas