Muere Margaret Thatcher de un infarto cerebral

Margaret Thatcher

La "Dama de Hierro" ha fallecido a los 87 años

La exprimera ministra británica Margaret Thatcher ha muerto este lunes a los 87 años de edad de un infarto cerebral, según ha informado su portavoz, Lord Bell. "Con gran tristeza, Mark y Carol Thatcher han anunciado que su madre, la Baronesa Thatcher, ha fallecido pacíficamente esta mañana tras un infarto cerebral", ha declarado el portavoz, citado por SkyNews. Asimismo, ha anunciado que en breve se emitirá un comunicado sobre la noticia.

 

   La 'Dama de Hierro' ejerció de primera ministra entre 1979 y 1990, después de ganar tres elecciones consecutivas. Fue la única mujer que ha presidido un gobierno en la historia de Reino Unido y la persona que más años desempeñó el cargo desde principios del siglo XIX.

 

   Nacida en 1925 en Grantham, una pequeña ciudad del noreste de Inglaterra, pasará a la historia como una de las figuras políticas más influyentes del siglo XX, tanto por su condición de primera mujer jefa de Gobierno en una potencia europea como por unas contundentes políticas neoliberales que le hicieron ganarse el apodo de 'Dama de Hierro'.

 

   Margaret Thatcher, hija de un tendero, creció en una familia vinculada a la política local. Trabajó como investigadora química tras estudiar en la Universidad de Oxford, pero pronto reorientó su carrera para convertirse en abogada e iniciar un camino en el Partido Conservador.

 

   La entonces Margaret Hilda Roberts --se cambió el apellido tras casarse en 1951 con el empresario Denis Thatcher-- aspiró por primera vez a un cargo público en las elecciones de 1950. Se convirtió en la mujer más joven de todo el país en presentarse para un escaño en la Cámara de los Comunes, pero no logró imponerse en el bastión laborista de Dartford.

 

   Tampoco lo hizo un año después, cuando volvió a presentarse, pero redujo la ventaja de la que gozaba hasta entonces el partido rival en Dartford y ganó notoriedad pública.

 

   Su oportunidad definitiva en política le llegó en 1959, fecha en la que se impuso por la circunscripción de Finchley y logró un escaño que no dejaría hasta 1992.

 

   Ya en la Cámara de los Comunes, Thatcher comenzó a ocupar puestos de responsabilidad dentro de las filas 'tories' y entre 1964 y 1970 ejerció diferentes puestos dentro del gabinete alternativo que mantenía en la oposición el entonces líder conservador, Edward Heath.

 

   La llegada de Heath al poder, en 1970, supuso también la entrada de Thatcher en el Gobierno como ministra de Educación. La derrota en las elecciones celebradas cuatro años después marcó un punto de inflexión en el hasta entonces estable panorama conservador y Thatcher decidió enfrentarse con Heath por el liderazgo del partido.

 

   Aunque muchos compañeros de formación daban por segura la victoria del antiguo 'premier', fue Tatcher la que se impuso y la que pasó a liderar el partido. La renovación 'tory' culminó en 1979 con la victoria del partido en los comicios generales.

 

'DAMA DE HIERRO'

   Thatcher inició entonces un mandato que revalidaría hasta en dos ocasiones y que le permitió liderar el Gobierno británico hasta 1990. Estos más de once años en el poder representan un hito en la política de Reino Unido del siglo XX, acostumbrada a primeros ministros menos duraderos.

 

   Esos once años no sólo supusieron una etapa clave en la historia británica, sino también para la vida de Thatcher, que recogió el bastón de mando como la primera mujer que asumía el principal cargo político del país y lo dejó ya para siempre ligada al apodo de 'Dama de Hierro', tal como la bautizaron los soviéticos.

 

   El mote refleja su mano firme en la toma de decisiones y su defensa férrea de políticas liberales como la privatización de empresas estatales, la reforma de los sindicatos, la reducción de impuestos y la rebaja del gasto social.

 

   Por una parte, consiguió reducir la inflación pero, por otra, no supo contener el desempleo, que aumentó drásticamente durante sus años en el cargo.

 

   En materia de política exterior, de los gobiernos Thatcher destacan la victoria en 1982 de las Fuerzas Armadas británicas frente a Argentina por la soberanía de las islas Malvinas y la cercana relación que mantuvo con el presidente estadounidense, Ronald Reagan, con quien compartía la animadversión por el comunismo.

 

   La llegada de Mijail Gorbachov a la URSS supuso, no obstante, una mayor apertura de Thatcher a Moscú, hasta el punto que en 1984 invitó al líder soviético a Reino Unido y le ofreció colaboración a cambio de reformas.

 

   En 1984, la primera ministra sobrevivió a un atentado del IRA que tenía por objetivo la cumbre del Partido Conservador celebrada en Brighton.

 

DOS REELECCIONES

   La victoria en las Malvinas y la división de los laboristas ayudó a Thatcher a imponerse en las elecciones generales de 1983, un éxito que reeditó cuatro años después, en 1987.

 

   Sin embargo, conforme pasaban los años, el carisma de Thatcher fue quedando eclipsado por unas polémicas iniciativas que no gustaron incluso a miembros de su propio partido.

 

   Entre sus decisiones más controvertidas figura el 'poll tax', un tributo local que obligaba a todos a contribuir por igual y que generó importantes disturbios sociales, y su oposición a una mayor integración en Europa.

 

   Presionada por su partido, Thatcher terminó dimitiendo en noviembre de 1990, tras lo cual John Major se convirtió en líder 'tory' y primer ministro.

 

APARTADA DESDE 2002

   La era Thatcher, que ha dejado como legado un sistema político, el 'thatcherismo', con tantos adeptos como detractores, llegó a su fin en 1992 con la salida de la ya ex primer ministra de la Cámara de los Comunes. Convertida en baronesa, fue designada como miembro de la Cámara de los Lores.

 

   A partir de entonces, inició una vida más apartada de la primera línea de toma de decisiones y en la que recorrió parte del mundo dando conferencias. También creó la Fundación Thatcher, cuyo primer objetivo era promover la libertad política y económica en países del este de Europa, y escribió dos libros de memorias que fueron publicados en 1993 y 1995.

 

   Sin embargo, con la llegada del nuevo siglo comenzaron también los problemas de salud de la no tan de hierro Margaret Thatcher. En 2001 y 2002 sufrió una serie de accidentes cerebrovasculares que provocaron que redujera sus apariciones públicas y cancelara sus actividades como oradora.

 

   La familia de la ex primera ministra admitió en 2008 que padecía demencia senil y los británicos han seguido con atención cualquier noticia sobre la salud de Thatcher, especialmente los ingresos hospitalarios que han trascendido en los últimos años.