Mourinho y su Chelsea remontan el cruce a dos minutos del final

Mourinho celebra el segundo gol de su equipo junto a los jugadores

Un gol de Demba Ba a tres minutos del final permitió al Chelsea remontar la eliminatoria al Paris Saint-Germain (2-0) y certificar su presencia en las semifinales de la Liga de Campeones, gracias al gol que había anotado en la primera mitad el alemán André Schürrle.

 

FICHA DEL ENCUENTRO

 

CHELSEA: Cech; Ivanovic, Terry, Cahill, Azpilicueta; David Luiz, Lampard (Ba, min.64); Willian, Oscar (Torres, min.81), Hazard (Schurrle, min.18); Eto'o.

 

PSG: Sirigu; Jallet, Alex, Thiago Silva, Maxwell; Verratti (Cabaye, min.54), Motta, Matuidi; Lucas Moura (Marquinhos, min.84), Cavani, Lavezzi (Pastore, min.73).

 

GOLES

   1 - 0, min.32, Schurrle.

   2 - 0, min.87, Demba Ba.

 

ÁRBITRO: Pedro Proenca (POR). Amonestó a Willian (min.24), Lampard (min.41), Ivanovic (min.56), David Luiz (min.82); Verratti (min.27), Cavani (min.40), Moura (min.52), Maxwell (min.79)

 

ESTADIO: Stamford Bridge.

El partido le salió redondo a los 'blues', a los que nunca les pudo la prisa. El primero les llegó pronto, a los veinte minutos, tras un rechaze que aprovechó Schürrle a la altura del punto de penalti. El segundo se produjo en el últimos instantes cuando Demba Ba hizo estallar a todo Stamford Bridge y al propio Mourinho, que recorrió la banda para festejarlo con sus jugadores.

 

El 1-0 retrasó al PSG, que había viajado a Londres a jugar con el marcador que cosechó en el Parque de los Príncipes, y pronto lo notó el equipo de Laurent Blanc. Los parisinos, bien plantados al comienzo, sufrieron mediada la primera mitad, momento en que Sirigu tuvo que salvarles ante un disparo de David Luiz.

 

Los franceses intentaron corregir sus errores y adelantar su posición, pero los locales apretaron en los metros finales para que la salida de balón no fuese tan cómoda. Así, Schürrle --nada más comenzar la segunda mitad-- y Oscar, en el rechace a ese disparo, estamparon el cuero en el travesaño.

 

Dos largueros consecutivos para un Chelsea que merecía el gol, pero que también pasaba sus apuros a la contra. De hecho, Cavani --que no hubiera jugado la ida de las semifinales por sanción-- marró dos lanzamientos desde la frontal que hubieran cambiado el escenario. No fue así y entonces apareció Ba para salvar a Mourinho.

 

Torres, que apenas tuvo nueve minutos sobre el césped, cedió a Azpilicueta, que la metió con fiereza en el área. Demba Ba metió la pierna y pegó la estocada a su rival cuando ya no tenía tiempo siquiera para dolerse. El Chelsea sigue adelante y tumba al megaproyecto parisino.