Montoro negocia para que Soria, Cuenca y Teruel puedan recibir fondos europeos por su escasa población

El ministro ha informado sobre las gestiones para que puedan recibir fondos por su problema de despoblación. Deberán colaborar para acogerse a una de las nuevas fórmulas para acceder a fondos, 1.400 millones para cohesión en el caso de Castilla y León.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha defendido este miércoles las gestiones que ha realizado el Gobierno para dotar de fondos de la Unión Europea a las zonas más despobladas de España, correspondientes a las provincias de Soria, Teruel y Cuenca. Una actuación que tiene su origen en una iniciativa común de las patronales de las tres provincias para conseguir que se tenga en cuenta su condición de zonas poco pobladas para dotarlas de mayores fondos europeos, y a la que Zamora se quiso sumar.

 

En el Pleno del Congreso, preguntado por el diputado de CHA, Chesús Yuste, Montoro ha asegurado compartir la preocupación sobre el problema de la despoblación en diversas zonas de España y ha adelantado que, para abordar el asunto, se han tenido ya contactos con dirigentes políticos de las comunidades afectadas.

 

Según ha explicado, el Gobierno tenía dos alternativas para afrontar el asunto en el seno de la UE. La primera de ellas, y la defendida por el diputado aragonés, era buscar el reconocimiento de esas tres regiones como zonas escasamente pobladas para que accedieran a fondos estructurales y de cohesión comunitariosSin embargo, ha aclarado que esta opción no era posible porque el reconocimiento tiene que ser de toda la comunidad autónoma y no provincial, por lo que el conjunto del territorio no cumple el requisito de un ratio inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado.

 

Por ello se ha optado por la segunda vía, que era establecer instrumentos para aplicar "de forma novedosa" a esas zonas parte de los fondos que reciben las comunidades a las que pertenecen. Montoro ha repasado los esfuerzos del Gobierno en la negociación de las políticas de cohesión y ha recordado que, finalmente, Castilla y León recibirá 1.400 millones de euros, Castilla-La Mancha 1.900 millones y Aragón 666 millones. "Ahora tenemos que llevar adelante iniciativas políticas con las comunidades que tienen esas características para alcanzar un acuerdo de elaboración de programas operativos que desarrollen las actuaciones que se deben llevar a cabo", ha apuntado.

 

Montoro ha detallado que estas tres autonomías estudian la creación de una Inversión Territorial Integrada (ITI), herramienta que permite la elaboración de una estrategia "para resolver un problema concreto en un determinado territorio". "Si finalmente las tres comunidades acuerdan un ITI podrán diseñar una estrategia de desarrollo que tenga en cuenta las necesidades de la zona y destinar los fondos que contribuyan a resolver el problema despoblamiento", ha argumentado.

 

Este ITI es uno de los nuevos instrumentos aprobados a finales de 2013 por la Comisión Europea para la aplicación de la nueva política financiera 2014-2020. Según la Comisión, este instrumento permite a los Estados miembros combinar inversiones de varios ejes prioritarios de uno o varios programas operativos para las intervenciones multidimensionales e intersectoriales.

 

La ITI se puede aplicar en cualquier tipo de área geográfica y combinar acciones integradas en áreas geográficas diferentes que comparten un mismo problema. Es un instrumento para aplicar el uso de fondos de cohesión, pero que es más flexible que los programas con los que se trabaja habitualmente para justificar el uso de estos fondos. Permiten combinar los distintos tipos de fondos, desde FEADER a FEDER, pasando por los de cohesión o el Fondo Social Europeo.