Monseñor Blázquez invita a "la fe en la mirada" de la Semana Santa de Valladolid

El cardenal-arzobispo de Valladolid ha pronunciado el pregón de la Semana Santa y ha pedido a cofrades, fieles y espectadores que "levanten su mirada de fe para que el Señor nos cure las mordeduras de la vida".

“En la Semana Santa, mirando atentamente a los pasos y las imágenes, somos invitados a rezar de una manera especial. Se ora en silencio y reflexión, se ora con plegarias aprendidas y espontáneas, se ora también mirando con fe y poniendo los ojos en la representación de Jesucristo que pasa a nuestro lado o de la  Virgen atravesando su corazón por el dolor del Hijo muerto, en la soledad y la angustia”.

 

El cardenal-arzobispo de Valladolid, monseñor Ricardo Blázquez, ha invitado a cofrades, fieles y espectadores de las procesiones a que “en el encuentro de la mirada del Señor debemos aprender a mirar compasivamente a los que están en situación de indigencia, son descartados, viven desamparados y excluidos. La mirada misericordiosa contagia misericordia; y la auténtica misericordia del corazón acerca a las personas heridas y les da la mano”.

 

Así lo ha explicado este viernes en su pregón de Semana Santa, pronunciado ante el conjunto de la Última Cena y en la catedral metropolitana Valladolid. Monseñor Ricardo Blázquez ha basado gran parte de su alocución en la importancia de “la fe en la mirada”. “Cuando en medio de nosotros avance procesionalmente la imagen del Crucificado, levantemos nuestra mirada de fe para que el Señor nos cure de las mordeduras de la vida. Los ojos del rostro deben iluminar los ojos del corazón ha dicho”.

 

También ha tenido un recuerdo para Santa Teresa de Jesús, en el quinto centenario de su nacimiento y su encuentro a los 39 años con “un Cristo muy llagado y que cambio su vida”. Blázquez ha dicho que él también ha tenido “experiencias semejantes” ante la imagen de Gregorio Fernández. “Se establece un cruce de miradas entre el Señor y quien se acerca a Él y lo contempla. Parece que Jesús nos mira pidiendo compasión y ofreciendo perdón; y nosotros le miramos solicitando misericordia y aprendiendo a dejarnos mirar y a mirar con su misma mirada”.

 

Blázquez ha insistido en la idea de que “celebración litúrgica y las manifestaciones de la piedad popular son compatibles y complementarias, si cada dimensión mantiene su especificidad”, antes de manifestar que “Gregorio Fernández, Alonso Berruguete y otros imagineros esculpieron rezando”. “No son únicamente obras geniales, son también elocuentes monumentos de fe”.

 

Y el nuevo cardenal de la Iglesia concatena la siguiente idea: “la madera en manos del imaginero se hizo arte, el arte se hizo mensaje y procesión. Valladolid se hizo Viernes Santo y el mensaje transformó Valladolid”. El pregonero también tuvo “una palabra de reconocimiento” a los cofrades, “sin vosotros nuestra Semana Santa tal cual es no existiría”, para a continuación pedirles que “reaniméis incesantemente las actitudes de un auténtico cofrade: la fe cristiana, la piedad, la conexión familiar y la pasión del Señor que es una escuela en la que podemos aprender a ser cada días más fieles cristianos”.

 

El pregón ha contado con la presencia, entre otras autoridades, de la ministra de Agricultura y Ganadería, Isabel García Tejerina, y el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos