Monedero: "La única salida que tienen los ciudadanos de Castilla y León es por tierra, mar y aire"

Juan Carlos Monedero. A.MINGUEZA

El secretario de Proceso Constituyente y Programa de Podemos, Juan Carlos Monedero, ha abogado por un cambio en el gobierno de la Junta de Castilla y León tras advertir de que "la única salida que tienen los ciudadanos de esta Comunidad es por tierra, mar y aire", en referencia al fenómeno de la despoblación.

Monedero, quien ha participado hoy en un multitudinario acto público desarrollado en el Centro Cívico Delicias de Valladolid, con motivo de la Convención Programática de Podemos en Castilla y León, ha advertido a los allí reunidos que se preparen porque van a empezar a sufrir muchos "ataques" ante la posibilidad que se presenta de "sacar" al PP del gobierno en la Comunidad.

  

En su intervención ante un entregado público, Monedero, enfundado en una camisa gruesa de cuadros verdes y negros con capucha y con una braga roja al cuello, ha comenzando lanzando palabras de ánimo para los candidatos a la Junta y Ayuntamiento de Valladolid, Pablo Fernández y Charo Chávez, respectivamente, con especial mención a la segunda y la convicción de que pondrá fin a los "insultos" que sufren las mujeres en la capital, en alusión al alcalde, Francisco Javier León de la Riva.

  

El número tres de Podemos considera que es el momento de poner fin a la "resignación" impuesta por la "política de Estado" para que la "mayoría silenciosa" sea capaz de construir su propia realidad y para acabar también con la idea de la "rentabilidad que está despoblando los pueblos de Castilla y León".

  

Eufórico, aunque ha reprimido sus ganas de cantar porque, según ha indicado con sorna, así se lo ha pedido Wyoming, el dirigente de Podemos ha vuelto a la carga contra el PP de Castilla y León, "ese partido que dice que los derechos son para los perdedores y que la gente tiene que ir al mercado a construir su dignidad y que sólo los que fracasan pueden recibir la caridad".

  

Convencido del respaldo ciudadano en Castilla y León, Monedero ha advertido de que en dicha Comunidad es donde más están arreciendo las críticas contra ellos porque su irrupción en la vida política esta escociendo. "¡Si escocemos es porque estamos curando a ese poder que pensaba que se iba a quedar aquí para siempre!", ha sentenciado entre los aplausos de los allí presentes.

 

MISMO IVA PARA UN POLLO QUE UN FERRARI

En clave nacional, ha aprovechado para acusar a Ciudadanos de practicar el "neotacherismo" y como ejemplo de ello ha recordado que su líder tan pronto defiende un mismo IVA "para pagar un pollo que para un Ferrari" como propugna un contrato único para toda la clase trabajadora.

  

"¡No me fastidies, Rivera!", ha espetado el número tres de Podemos, quien, entre los aplausos de los asistentes, ha añadido, irónicamente, que "por eso Esperanza Aguirre le ha dicho: ¡Abrázame Alberto!".

  

Pero además, también ha tenido palabras para el expresidente 'popular' del Gobierno José María Aznar, del que ha apuntado que ahora se permite el lujo de mandar carta denunciando abusos en Venezuela, "y perdón por decir Venezuela", ha apostillado con sarcasmo.

  

En este sentido, el dirigente de Podemos se pregunta "¿cómo es posible que el señor Aznar, uno de los tres de la foto de las Azores y responsable de genocidio de Irak, pueda ir ahora dando clases de democracia, es una vergüenza".

  

En su 'repaso' de líderes y exlíderes, Monedero ha indicado que tras la marcha del "zombi" de Alfredo Pérez Rubalcaba el Partido Socialista ha pretendido buscar el recambio en otro líder más joven, Pedro Sánchez, que, como así ha añadido, ha querido parecerse a Pablo Iglesias utilizando su atuendo y ha terminado más próximo a "Julio Iglesias".

  

También ha lanzado un mensaje al actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker por sus recientes declaraciones en las que éste expresaba su temor ante la aparición de nuevas caras en la política europea y a quien Monedero ha respondido que él tiene miedo a los "cara duras".

 

"SUPERACIÓN DEL MIEDO"

 A lo largo de casi una hora de discurso, Monedero ha sostenido que su formación simboliza la superación del "miedo" y la "resignación" que los grandes partidos han inoculado a la sociedad española y que la nueva línea de Podemos está "descolocando" a PP y PSOE, que hasta este momento han evitado auditar las cuentas de uno y otro gobierno bajo el lema de "entre bomberos no nos pisemos la manguera".

  

Así, el político ha hecho una encendida defensa de la "desprofesionalización" de la vida política y de la limitación temporal de cargos a no más de dos legislaturas, así como del intento por evitar las "puertas giratorias" para evitar que los políticos salientes acaben ocupando un puesto en los consejos de administración de grandes empresas, fundamentalmente eléctricas.

  

"Tenemos a todos los expresidentes trabajando para las energéticas. ¿Cómo les van a reclamar luego los 3.000 millones que nos cobraron demás, cómo van a plantear que no pueden cortar a luz a alguien que no tiene dinero para pagarla. Yo no quiero vivir en un país donde haya políticos que no tienen coraje para hacer doblar el brazo a las compañías eléctricas", ha manifestado Monedero.

  

Éste también ha mostrado su frontal discrepancia con aquellos políticos que aseguran que no están en política para hacer amigos. "¡Pues a esa gente las mandais un poco a la miertad!", ha aconsejado el número tres de Podemos, quien, también a modo de consejo, se ha dirigido a los allí reunidos para advertirles de que las discrepancias en el seno de los partidos son buenas pero que es preciso aprender a hacerlo para evitar caer en "luchas cainitas".

  

Antes de concluir su alocución, Monedero ha insitido en que la que ha calificado como "mayoría silenciosa" se haya inmersa en una situación de miedo a la que le han llevado la cultura de la "rentabilidad" en todos los ámbitos de la vida, la "precarización laboral" y la "soledad", de ahí su mensaje de que Podemos está cambiando la forma de hacer política en España y de que esta nueva formación está haciendo ahora que ese miedo cambie de bando y se instaure en los grandes partidos.