Mini incorpora dos nuevos motores para ampliar su gama por arriba y por abajo

El nuevo Mini Cooper S.

La marca comercializará a partir de julio el nuevo Cooper SD diésel de 2.0 litros y 170 CV y el One First, de tres cilindros y 1.2 litros con 75 CV.

El nuevo MINI ampliará a partir de julio su gama de motores, con el objetivo de mejorar el equilibrio entre la diversión de conducción y el consumo de combustible. Lo hará con dos nuevas variantes, el Cooper SD, la variante diésel más potente, y el nuevo modelo básico de gasolina, el MINI One First.

 

En total, ahora hay nueve motores disponibles para el modelo fabricado en la planta británica de MINI en Oxford, incluidos cuatro motores de gasolina, todos ellos completamente nuevos. La nueva generación está motorizada con plantas de tres o cuatro cilindros y la tecnología MINI TwinPower Turbo, que incorporan las dos nuevas variantes.

 

El motor del nuevo MINI Cooper SD es el diésel más potente que ha llevado el utilitario inglés. El motor de 2.0 litros y 4 cilindros entrega una potencia máxima de 125 kW/170 CV, con un par máximo de 360 Nm a 1.500 rpm. Su tecnología MINI TwinPower Turbo lleva un sistema turbo con geometría de turbina variable e inyección common rail con válvulas magnéticas que operan a una presión máxima de 2.000 bar. 

 

Gracias a la potencia del nuevo motor diesel, el MINI Cooper SD se pone de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos, 7,2 segundos con la transmisión opcional Steptronic secuencial de 6 velocidades. Este aspecto se combina con un consumo medio de combustible de 4,0 a 4,1 litros a los 100 kilómetros en cada caso, con emisiones de CO2 de 106 a 110 gramos por kilómetros.

 

El nuevo MINI One First, por su parte, también incorpora la tecnología en su motor de gasolina de 3 cilindros incluye turbo, inyección directa de gasolina y control de distribución variable en lado admisión y escape (doble VANOS). De esta forma, se consigue una entrega de 55 kW/75 CV con una capacidad de 1,2 litros.