Mike Hansen no quería en 2013 al Ayuntamiento y ahora le pide ayuda para financiar su nuevo club

Javier Baró y Mike Hansen durante su efímera etapa en el CB Valladolid.

Cuando era presidente del CB Valladolid dijo que quería crear un club desvinculado del Ayuntamiento y ahora está pendiente de la subvención municipal que le permita arrancar su nuevo proyecto. 

El ex presidente del Club Baloncesto Valladolid, Mike Hansen, ya se ha posicionado como el impulsor de un nuevo club en la ciudad que ha registrado con el nombre de CB Ciudad de Valladolid y cuyo proyecto ha sido presentado al nuevo Ayuntamiento de la ciudad.

 

Tanto el concejal de deportes, Alberto Bustos, como el alcalde, Óscar Puente, escucharon el posicionamiento de Hansen y su equipo de trabajo que incluye a personajes históricos del baloncesto local como Juanjo Fernández 'Feñe', clave por su relación en el desenlace de esta historia conseguida con el rédito del ahogo al Club Baloncesto Valladolid.

 

En una posición de claro protagonismo ventajista, Hansen se apresura a formar un club que acoja a la cantera del CB Valladolid y competir con un equipo en una de las categorías de la Federación Española (EBA o LEB Plata de inicio). El Ayuntamiento ha querido impulsar un acuerdo con la propuesta del CB Valladolid de crear otro club con la presidencia de otro de los jugadores míticos del baloncesto vallisoletano: Samuel Puente.

 

Pero Hansen no quiere que detrás de esta teórica 'fusión' esté también el presidente Sunil Bhardawj, que comentó al alcalde su disposición de traspasar al club presidido por Samuel Puente todo el fondo económico que se ha generado esta temporada en forma de ayudas (MyWigo y otros patrocinadores menores). Pero el proyecto de Hansen gira en torno a su protagonismo y, argumentando las deudas con la cantera, rechaza la presencia de Sunil en la nueva andadura. Este posicionamiento excluyente no ha gustado en la Casa Consistorial, aunque no van a abrir ningún frente personalista. Sin embargo, sí ha servido para conocer ciertos aspectos de la personalidad escondida de los actores que están interviniendo en esta operación.

 

El expresidente del CB Valladolid, Mike Hansen, que apenas duró dos meses en el cargo hace dos años, comentaba por entonces que quería formar un club desvinculado del Ayuntamiento. Sin embargo, lo primero que ha hecho con el Ciudad de Valladolid es presentarlo a los nuevos responsables municipales en busca de la subvención que pretende manejar. En concreto, en agosto de 2013 realizó estas declaraciones en Radio Valladolid:  “Queremos construir un equipo que se desvincule del Ayuntamiento y de la Fundación, fomentando el deporte del baloncesto en los clubes de la ciudad y en los colegios. Tenemos 2,5 millones de deuda contraída tras el concurso de acreedores. El club está abandonado, y con unos cimientos de barro. No logramos noticias buenas, y Mike Hansen no va a estar aquí en septiembre si no se soluciona la deuda anterior”. En efecto, Hansen se vio forzado a presentar su dimisión al no poder afrontar la gestión del club.

 

Mientras se gestiona el nacimiento del Ciudad de Valladolid, otros clubes de la ciudad están agazapados por la ayuda municipal que pudiera recibir con la intención de evitar agravios comparativos. Se ha puesto como ejemplo el caso del balonmano, que precisamente ha levantado suspicacias por las cantidades que recibió en el momento de su creación.