Microbios antárticos reviven tras pasar 30 años congelados

 Acutuncus Antarcticus

Tardígrados antárticos han revivido después de llevar congelados más de 30 años. Estas sorprendentes criaturas microscópicas tienen la capacidad de cancelar temporalmente sus actividades metabólicas.

Los tardígrados congelados fueron recuperados de una muestra congelada de musgo recogido en la Antártida en noviembre de 1983. En mayo de 2014 los investigadores del Instituto Nacional de Investigación Polar en Japón descongelaron la muestra y la sumergieron en agua.

Dos tardígrados y un huevo fueron recogidos de la muestra y fueron estimulados con algas para la alimentación. Uno de los tardígrados revividos y la cría nacida desde el huevo revivieron y pasaron a reproducirse con éxito. Sin embargo, el segundo tardígrado no sobrevivió.

Megumu Tsujimoto, el principal investigador en el Instituto Nacional de Investigación Polar de Japón, declaró: "Nuestro equipo ahora apunta a desentrañar los mecanismos subyacentes a la supervivencia a largo plazo de los organismos criptobióticos mediante el estudio de daños en el ADN de estos tardígrados y su capacidad para repararlos".

El proceso de recuperación de uno de los tardígrados revividos fue lento. Se movió ligeramente con su cuarto par de patas en el primer día después de la rehidratación. Tomó 2 semanas para que se arrastrase y comiera. Con el tiempo, puso 19 huevos. 14 de estos huevos eclosionaron con éxito. El segundo tardígrado revivido también se movió ligeramente con su cuarto par de patas en el primer día después de la rehidratación. Sin embargo, no se recuperó con éxito y murió 20 días después de la rehidratación. La cría que eclosionó desde el huevo revivido comió, creció y se reprodujo con éxito sin ninguna deformación evidente.

Los tardígrados en el estudio pertenecen a la especie Acutuncus antarcticus. El estudio se publicó en la revista Cryobiology.