Miami fuerza el séptimo partido tras una prórroga

En un encuentro espectacular, los Spurs rozaban el quinto anillo de su historia a falta de tan solo 28 segundos para el final del tiempo reglamentario, cuando un tiro libre de Manu Ginobili ponía cinco puntos de ventaja (89-94).

Las Finales de la NBA vivirán un séptimo y definitivo partido en la madrugada del jueves al viernes (3.00 hora española) después de la agónica victoria de Miami Heat frente a San Antonio Spurs en el sexto episodio (103-100), que los vigentes campeones se llevaron en la prórroga de un duelo que parecían tener perdido hasta que apareció la muñeca salvadora de Ray Allen.

  

En un encuentro espectacular, los Spurs rozaban el quinto anillo de su historia a falta de tan solo 28 segundos para el final del tiempo reglamentario, cuando un tiro libre de Manu Ginobili ponía cinco puntos de ventaja (89-94). El acierto desde el triple y dos rebotes ofensivos en el bando local, sumados al desacierto de los tejanos, llevaron el partido a la prórroga, donde Miami ya no perdonó.

  

Primero fue LeBron James quien anotó un triple tres segundos después de fallar su anterior intento, poniendo el 92-94 a falta de 20 segundos. Kawhi Leonard pudo sentenciar desde el tiro libre, pero falló su primer intento (92-95) y dejó a los Heat la opción de empatar en la última posesión.

  

'King James' falló otro triple, pero Chris Bosh capturó el rebote y la sacó en la esquina para Ray Allen, que embocó un tiro muy difícil para igualar el marcador (95-95) a falta de cinco segundos. Tony Parker no pudo anotar en la última posesión y fue el propio Allen quien liquidó el choque con cuatro puntos en el tiempo extra.

  

Fue una victoria basada en la fe, ya que el equipo de Florida fue por detrás la mayor parte del encuentro y encaró el último parcial diez puntos abajo (65-75). LeBron James, autor de un gran 'triple-doble' (32 puntos, 11 asistencias y 10 rebotes), sostuvo a su equipo en los peores momentos antes de que Allen y Bosh remataran.

  

El resurgimiento local también se basó en la intensidad defensiva, especialmente sobre un espectacular Tim Duncan, que arrolló en la primera parte con 25 puntos. El pívot visitante solo pudo sumar cinco puntos en el resto del partido, aunque eso no le impidió mantenerse como un martirio al rebote (17 capturas). También influyó el primer mal partido de Danny Green, que había deslumbrado en estas Finales y que esta vez solo anotó 1/7 en tiros de campo.

  

De esta forma, San Antonio desperdició su primer 'match ball' y tan solo tendrá dos días para recuperarse mentalmente del golpe psicológico. Por su parte, Miami afrontará el partido definitivo con la motivación propia de un equipo 'resucitado' que puede revalidar corona ante su hinchada en el American Airlines Arena.

 

FICHA TÉCNICA

--RESULTADO: MIAMI HEAT, 103 - SAN ANTONIO SPURS, 100.

--EQUIPOS.

   MIAMI HEAT: Chalmers (20), Wade (14), James (32), Miller (8) y Bosh (10) --cinco inicial--; Allen (9), Battier (9) y Andersen (1).

   SAN ANTONIO SPURS: Parker (19), Green (3), Leonard (22), Ginobili (9) y Duncan (30) --cinco inicial--; Splitter (5), Neal (5), Diaw (7) y Bonner (-).

   --PARCIALES: 27-25, 17-25, 21-25, 30-20 y 8-5.

   --ÁRBITROS: Mike Callahan, Joe Crawford y Ken Mauer. Sin eliminados.

   --PABELLÓN: American Airlines Arena. 19.900 espectadores