Menos mal que lo endereza Portugal

Rodri empuja el balón a la red para convertir el segundo gol de los pucelanos. A.MINGUEZA
Ver album

El debut del nuevo entrenador Real Valladolid se salda con una victoria ante el Mirandés (2-1). 

REAL VALLADOLID (2): Kepa; Chica, Samuel, Marcelo Silva, Hermoso; Timor, Leao; Juan Villar, Óscar (De Amorínm min.80), Manu del Moral (Mójica, min.68) y Rodri (Diego Rubio, min.73).

 

CD. MIRANDÉS (1): Raúl Fernández; Kijera, Órtiz, Galán (Gaffor, min.46); Carlos Moreno (Eguaras, min.46), Salinas, Carlos Lázaro, Cantero; Álex García, Ion Vélez (Abdón Prats, min. 62) y Lago Junior.

 

GOLES: 1-0 (minuto. 15); Juan Villar. 2-0 (minuto 42); Rodri. 2-1 (minuto 92); Abdon Prats.

 

ÁRBITRO: Arbitro: Munuera Montero. Amonestó a Carlos Moreno, Galán, Álex Ortíz, por parte del Mirandés, y André Leão en el Valladolid. 

 

INCIDENCIAS: Estadio José Zorrilla. Menos de 9.000 espectadores.

Dentro de la extensa trayectoria deportiva de Miguel Ángel Portugal, Real Valladolid y Mirandés figuran en la nómina de equipos vinculados a su carrera. Al nuevo entrenador blanquivioleta le deparó el calendario este debut frente a sus paisanos para enderezar el rumbo de un aspirante al ascenso directo. Como en aquella historia de Siniestro Total, 'Menos mal que nos queda Portugal', esperando a un doctor en fútbol para este enfermo que es el Valladolid, su llegada ha supuesto, al menos, cambiar la sonrisa en la hinchada local y dejar de mirar la clasificación con su equipo temblando en puestos de descenso a Segunda B.

 

Al menos, no hubo mucho sufrimiento porque los goles tranquilizaron a un equipo que necesitaba un respiro. Juan Villar y Rodri aportaron la tranquilidad del acierto y ni siquiera el golazo final del Mirandés de falta directa llevó algo de inquietud.

 

Fue un punto de partida para empezar a construir. El Valladolid generó juego y ocasiones, y sus goles fueron producto del trabajo colectivo. Incluso pudo ampliar su cuenta con dos disparos repelidos por la madera. Cuando el Mirandés avisó, se encontró con un buen Kepa salvo en el gol postrero de Abdón en el que quizá reaccionó algo tarde.

 

Pero lo importante es haber trazado esta nueva etapa con tres puntos para respirar y no peder el criterio para asumir que, todavía, queda mucho camino por recorrer para ver a un Valladolid dominante y aspirante.