Menos brillo pero misma efectividad

Los colegiales mantuvieron el tipo durante una primera parte muy igualada.

 

FICHA TÉCNICA

 

REAL MADRID: Llull (15), Rudy Fernández (5), Díez (2), Mirotic (16), Bourousis (2) --cinco inicial--, Darden (5), Sergio Rodríguez (11), Draper (-), Carroll (12), Slaughter (2) y Mejri (2).

 

TUENTI MÓVIL ESTUDIANTES: Colom (6), Banic (8), Rabaseda (2), Miso (2), Ivanov (9) --cinco inicial--, Fernández (5), Kuric (17), Rubio (6) y Nogueira (2).

 

PARCIALES: 16-19, 21-16, 19-13, 16-9.

 

ÁRBITROS: Arteaga, Redondo y Munar. Sin eliminados.

 

PABELLÓN: Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid.

El Real Madrid se ha llevado este domingo el derbi (72-57) con Tuenti Móvil Estudiantes sin necesitar su mejor versión para sumar la séptima victoria de la Liga Endesa en otras tantas jornadas, un triunfo trabajado de los de Pablo Laso con Nikola Mirotic y Sergio Llull como hombres clave y que supone la sexta derrota del equipo estudiantil.

 

No fue un partido espectacular este derbi número 100 entre ambos equipos. Una versión discreta del Madrid, comparado con lo que viene acostumbrando esta temporada impoluta y arrolladora, fue de menos a más aunque sin sufrir en ningún momento. La dinámica del partido fue tomando color blanco en la segunda mitad, donde los de Laso cimentaron la victoria.

 

Los de Txus Vidorreta llevaron el partido a su terreno en la primera mitad. Evitaron la rapidez de transición del Madrid y se aprovecharon de unos números terrenales de las figuras locales. Así las cosas, Estudiantes se mantenía en el partido gracias al acierto de Dejan Ivanov y Kyle Kuric, por momentos dispuesto a mejorar su pésima estadística de tiros de tres esta temporada.

 

El Madrid trató de romper el partido tras el primer parón, pero los colegiales respondieron bien a un parcial de 7-0 en contra. Laso trataba también en cada tiempo muerto de insuflar tensión al juego defensivo, pero el Estu se mantenía en la pelea al descanso (37-35). Fue hasta ahí donde duró el empuje visitante. El acierto de los de Vidorreta fue bajando y el Madrid pronto se hizo con un colchón de 10 puntos que fue insalvable para su rival.

 

Mirotic, que ya al descanso sumaba 8 puntos y 7 rebotes, siguió en su línea y Llull, también. Sin tratarse de una gran diferencia, el poco acierto de Estudiantes, una losa esta temporada, hizo imposible alcanzar a un Madrid a medio gas, quizá también por su derroche europeo el viernes ante Zalgiris. Un a priori derbi desigual terminaba por plasmarse en el Palacio de los Deportes. Aún así, el 'Estu' mantuvo el tipo y no salió escaldado como la mayoría que han osado plantar cara al Madrid de Laso.