Medidas preventivas contra las pérdidas de audición en niños

FOTO: EP

La OMS avisa de que el 60% se podría evitar. La pérdida de audición en los niños puede deberse a factores genéticos, afecciones perinatales, infecciones, enfermedades del oído, ruidos o medicamentos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha avisado de que el 60 por ciento de las pérdidas de audición en los niños se podría evitar con medidas de prevención, recordando que actualmente unos 32 millones de menores en todo el mundo sufren este problema.

 

Por ello, y con motivo de la celebración, este jueves, del Día Mundial de la Audición, la organización ha destacado la necesidad de aplicar medidas que aseguren a los niños el logro pleno de sus potencialidades a través de la rehabilitación, educación y potenciación.

 

En este sentido, y tras recordar que la pérdida de audición en los niños puede deberse a factores genéticos, afecciones perinatales, infecciones, enfermedades del oído, ruidos o medicamentos, el organismo de Naciones Unidas ha instado a los gobiernos, organizaciones de salud pública, sociales, instituciones docentes y sociedad a adoptar estrategias para abordar este problema.

 

Concretamente, ha pedido reforzar los programas de inmunización para prevenir las infecciones que provocan la pérdida de audición como, por ejemplo, la rubéola congénita, meningitis, paperas o sarampión ya que, según ha asegurado la OMS, más del 19 por ciento de la falta de audición se podría evitar si los niños se vacunasen contra la rubéola y meningitis.

 

Del mismo modo, el organismo ha subrayado la necesidad de reforzar los programas de salud de la madre y el niño para prevenir la prematuridad, el bajo peso al nacer, la asfixia perinatal, la ictericia neonatal y la infección congénita por citomegalovirus; así como potenciar las organizaciones de personas con este problema y los grupos de progenitores y de apoyo a las familias.

 

IMPLANTAR PRUEBAS DE AUDICIÓN Y FORMAR A LOS PROFESIONALES SANITARIOS

 

Además, la OMS ha solicitado la puesta en marcha de pruebas de audición a los recién nacidos y lactantes e iniciar las intervenciones apropiadas para detectar y autonomizar a los niños con pérdida auditiva congénita o de aparición temprana; así como de pruebas de audición encaminadas a detectar, referir los casos y tratar las otitis comunes y la pérdida de audición.

 

Estas medidas tienen también que ir acompañadas del fomento de la formación de los médicos y del personal sanitario de primer nivel sobre de la importancia de las otitis y de intervenir precozmente ante la pérdida de audición, así como de la ampliación de conocimientos a los otólogos, audiólogos, profesionales de la Medicina y Enfermería, terapeutas y docentes.

 

Asimismo, el organismo ha instado a las instituciones y organizaciones a poner a disposición de los pacientes los dispositivos auditivos y a fomentar la comunicación. "Para los niños sordos es enormemente beneficiosa su introducción precoz en el lenguaje, que puede consistir en una rehabilitación orientada a la comunicación verbal, como el tratamiento verbal auditivo u oral auditivo. Los formuladores de políticas también deberían promover los medios de comunicación alternativos", ha señalado.

 

Finalmente, la OMS ha destacado la necesidad de regular el uso de medicamentos ototóxicos para reducir, al mínimo, los peligros que entraña su uso indiscriminado, así como los niveles de ruido ambiental, especialmente en los locales ocio y recintos deportivos.