Mayor Zaragoza cree que la Universidad será "la pieza angular" del "cambio de era" que se producirá "en no muchos años"

Ve el sistema actual "al borde del colapso" y recomienda a los gobiernos "evolución" para evitar una "revolución" que podría implicar violencia.

El exdirector general de la Unesco y exministro de Educación y Ciencia, Federico Mayor Zaragoza, ha defendido este jueves en Valladolid que la universidad en particular, y la enseñanza superior en general, serán "la pieza angular" del "cambio de era" que se producirá, a su juicio, "en no muchos años".

 

Mayor Zaragoza ha insistido en que el sistema actual se encuentra "al borde del colapso", ante lo que ha recomendado a los gobiernos "evolución" para evitar que se produzca una "revolución", ya que esto podría "implicar violencia", algo que ha rechazado.

 

El que fuera director general de la Unesco entre 1987 y 1999 ha participado este jueves en unas jornadas sobre el futuro de la universidad organizado por el Alma Máter vallisoletana, donde ha ensalzado este tipo de encuentros que "ofrecen reflexión y debate a alumnos y docentes".

 

En su opinión, el papel de la educación superior será "absolutamente central" y ha advertido de que ésta "no es como dice la OCDE", puesto que se trata de un organismo que "se ocupa de otra cosa, de la economía", por lo que para valorarla ha defendido "preguntar a profesores y alumnos". "Es un buen momento para decir que la educación es formar a personas libres y responsables", ha añadido.

 

Mayor Zaragoza ha llamado "necios" a los gobernantes mundiales por haber "cambiado derechos y justicia social por las leyes del mercado", lo cual ha llevado al planeta a la actual "crisis sistémica". En este sentido, ha recordado que hasta el último cuarto del siglo XX las decisiones internacionales se tomaban en órganos como las Naciones Unidas, las cuales "tenían sus fallos pero representaban a todos", frente a los "G-6, G-7, G-8 o G-20" instaurados "por Reagan y Tatcher", y sus sucesores, a partir de entonces.

 

"PLUTOCRACIA"

 

Así, ha cargado contra lo que considera una "plutocracia" en la que los mercados "han llegado incluso a designar al Gobierno de Grecia, la cuna de la democracia", por lo que ha lamentado que hoy en día "sólo se hable de la crisis financiera" y "no de la ética y democrática".

 

También se ha mostrado sorprendido de que "ya no se hable tampoco del medio ambiente" y ha considerado "inaceptable" que cada día "mueran de hambre miles de personas en el mundo". "No lo puedo aceptar", ha apostillado.

 

Frente a este "disparate", ha augurado una "reacción ciudadana" que se verá fomentada por las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y ha advertido a los "plutócratas" de que "al final perderán la batalla" porque la gente ahora "ve el mundo en su conjunto, no como antes, en los que nadie sabía lo que pasaba a 50 kilómetros".

 

También considera como fundamental en esta situación el papel que jugará la mujer, la cual "hasta ahora se ha visto relegada del poder" y, cuando lo ha tenido, "se ha mimetizado con el hombre".

 

Aunque ha reconocido el riesgo de "involución" que puede generarse en ese cambio de era, se ha mostrado optimista y ha puesto ejemplos como el de China, que "pasará de ser la fábrica del mundo a ser la fábrica para el mundo", con "su propio capital", o de Estados Unidos, el cual "en ocho años producirá petróleo suficiente para autoabastecerse e incluso exportar".

 

Asimismo, ha elogiado la política de estímulos económicos del presidente estadounidense, Barack Obama, "a pesar de la fuerza que tiene el Partido Republicano", y ha defendido que "sólo con recortes y austeridad no se puede salir de la crisis".