Más muertes de ganado por ataques de lobos en Riofrío y en Mediana del Voltoya

Ternero muerto por un ataque de lobos en Mediana del Voltoya

Los lobos ha matado este  fin de semana una vaca y su cría en Riofrio. También han causado, la semana pasada, la primera muerte en Mediana de Voltoya: un ternero de dos semanas.

Es la primera vez que se conoce un ataque en el municipio de Mediana de Voltoya. El ataque tuvo lugar el martes de la semana pasada.

 

El ataque sufrido en la ganadería de Riofrio fue perpetrado en la madrugada del domingo, en el paraje Las Traviesas, y en el murieron una vaca y su cría recién nacida. Se trataba del primer parto de la vaca. De ésta, los lobos solo se comieron la parte de la vulva. La explotación atacada ya lleva un sinnúmero de bajas en los últimos años.

 

Los ataques fueron comunicados por sendos ganaderos a la patrulla del lobo, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, por lo que se realizaron los correspondientes informes, en los cuales se reconoce que las tres muertes han sido causadas por los cánidos.

 

Del citado informe se deduce el instinto asesino del lobo, que mata por matar. Así, se observa que en él se indica que el ternero ha sido muerto de un solo mordisco en el ano y nacimiento del rabo.  También se indica que no han comido. Es decir, el ternero estaba intacto, ni siquiera han aprovechado un gramo de su carne.

 

A pesar de las buenas intenciones del Consejero de Medio Ambiente respecto a la reducción de plazos en las indemnizaciones a los ganaderos, en nuestra provincia todavía no se han pagado siniestros cuya reclamación se efectuó hace más de dos años.

 

En la provincia de Ávila, casi el noventa por ciento de los ataques de lobos se realizan a explotaciones de vacuno, y las escasas indemnizaciones que efectúa la administración están muy por debajo de los daños causados a los ganaderos. Por dicho motivo, el presidente de UCCL-Ávila, en la reunión que se mantuvo con el consejero de Medio Ambiente el pasado jueves, aportó una propuesta de valoración de los terneros muertos en la que el valor se da mes a mes, partiendo de 560 euros en el primer mes de vida, e incrementándose gradualmente, a razón de 15 euros por mes, hasta los seis-siete meses, en que el valor asciende a 650 euros.

 

El asunto se tratará en la próxima reunión con el Consejero, prevista para el día 25 de mayo.