Más del 40% de los castellanos y leoneses cuenta con un seguro de vida aunque la mayoría desconoce la prestación social que recibiría su familia

Castilla y León se sitúa por encima de la media nacional en cuanto a contratación de pólizas de vida, pero el porcentaje de encuestados que asegura que no suscribiría un seguro de este tipo “bajo ninguna circunstancia” es el mayor de todas las comunidades autónomas.

El 43,4% de los hogares de Castilla y León cuenta con un seguro de vida que les ayude a recomponer la economía familiar en caso de que fallezca o quede inválida alguna de las personas que aportan el grueso de los ingresos al hogar. El 26,7% de los entrevistados en Castilla y León dispone de un seguro de vida-riesgo open market, es decir, sin vincular a ningún producto financiero, como una hipoteca o préstamo. Estos datos se recogen en el Libro Blanco sobre “La protección familiar en España y el seguro de vida”, presentado hoy en Valladolid y elaborado por el Instituto de estudios sociológicos Análisis e Investigación junto con la Universidad Rey Juan Carlos y en colaboración con Banco Santander.

 

Es significativo que un porcentaje muy alto de castellano-leoneses, el 74,1%, desconoce qué prestación social correspondería a su familia si fallecieran o quedaran incapacitados, lo que indica un mayor conocimiento que en el resto de España, donde ocho de cada diez ciudadanos (79,5%) ignoran la pensión que recibirían si sucediera una de estas tragedias.

 

La protección familiar se sitúa como una de las preocupaciones de primera magnitud para el conjunto de la sociedad castellano-leonesa. Así, en la investigación se revelan datos como que “el no poder hacer frente a los gastos en el futuro” es para siete de cada diez ciudadanos encuestados la principal preocupación en relación a su familia y el 96%, considera muy importante planificar y tener cubierto su futuro económico y el de los suyos.

 

En Castilla y León, como en el resto de España, hay un alto grado de desconocimiento de las opciones disponibles para proteger económicamente a la familia ante un hecho imprevisto como la muerte o invalidez de uno de los miembros que aportan ingresos al hogar. El 46% de las personas entrevistadas en esta comunidad autónoma son incapaces de mencionar de forma espontánea ninguna medida para asegurar económicamente su futuro y el de sus familiares, frente al 43,8% de españoles que no saben sugerir una solución.

 

Sólo un 12,7% encuestados en el Estudio sugiere espontáneamente el seguro de vida como fórmula de protección familiar (frente al 11,8% de la media nacional). La adquisición de un plan de pensiones es la opción más citada, con un 26,7% de menciones de los encuestados, dato ligeramente por debajo de la media nacional (27,4%). Ahorrar y encontrar un empleo (ambas citadas por el 8% de los encuestados) son otras medidas que destacan como vías para garantizar el futuro económico del hogar.

 

Los castellano-leoneses, al igual que el resto de los españoles, valoran con un aprobado raspado (un 5,22 en una escala del 1 al 10, frente al 5,62 del conjunto nacional) los seguros de vida como medida para garantizar su bienestar económico. Este tipo de seguro "se percibe más como un gasto que como una inversión para garantizar la tranquilidad familiar, prefiriéndose optar por el ahorro y el patrimonio inmobiliario como fórmulas de prevención".

 

Es significativo señalar el profundo desconocimiento de las personas que declaran tener contratado un seguro de vida “open market”. La mayoría, un 60%, no tiene presencia mental del importe que paga por el seguro, un 20 por ciento no sabe precisar la compañía con la que lo tiene contratado, y ese mismo porcentaje no pudo detallar la cuantía del capital que obtendría su familia en caso de producirse el siniestro.

 

EL CATÁLOGO DE LOS EXPERTOS

 

En las 17 Mesas Redondas celebradas en todas las CCAA, diferentes profesionales (notarios, abogados, representantes de asociaciones de consumidores y usuarios, profesores universitarios, etc.) aportaron, además de su opinión sobre la protección familiar, una serie de ideas que condujesen al desarrollo del seguro de vida-riesgo en España.

 

1.- Crear un marco legislativo estable que proporcione incentivos fiscales para este tipo de seguros.

 

2.- Concienciar a la población sobre su nivel real de protección familiar.

 

3.- Desarrollar productos de vida-riesgo claros y fáciles de entender.

 

4.- Potenciar la oferta y la comercialización diferenciada y segmentada de los seguros de vida.

 

5.- Hacer los seguros de vida riesgo accesibles a las economías más bajas.

 

6.- Asesorar convenientemente al cliente de la importancia de contratar un seguro de vida riesgo.

 

7.- Recuperar la confianza de los clientes mediante un ejercicio de transparencia en los procesos de contratación.

 

8.- Encontrar un nuevo nombre para el seguro de vida-riesgo, para clarificar su función y distinguirlos de los de vida ahorro y de los de accidentes.

 

9.- Potenciar la reciente implantación del Registro de Seguros de Vida, que los notarios pueden consultar en las testamentarías, mediante su vinculación con el Registro Civil y extendiéndolo al resto de modalidades de seguros de vida (colectivos, de mutualidades, etc.).

 

10.- Mejorar el sistema extrajudicial de resolución de conflictos entre los usuarios y las aseguradoras, privilegiando la mediación respecto del  arbitraje.