Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Más de 8.500 bebés se han sometido a la 'prueba del talón', con solo cinco positivos

En Salamanca se estudiaron 1.095 niños (el 99,81 por ciento).

El programa de detección precoz de enfermedades congénitas ha permitido en el primer semestre de este año el estudio de 8.571 recién nacidos en Castilla y León en los que sólo se han detectado cinco positivos en las cuatro afecciones que actualmente se analizan.

  

En concreto, del total de niños que se han estudiado, que suponen el 99,8 por ciento de los recién nacidos (8.571 de 8.588), dos bebés han dado positivo en hipotiroidismo (en pruebas realizadas en Burgos y León), uno en fibrosis quística (en Burgos) y dos más en hiperplasia suprarrenal (en León y Palencia).

  

A estas tres enfermedades para las que actualmente se realizan pruebas en los más pequeños, se suma la fenilcetonuria, pero también se incluirán otras cuatro nuevas en los próximos meses, tal y como ha detallado el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, quien ha recordado que es una de las decisiones que se llevaron al último Consejo Interterritorial de Sanidad y de lo que se ha informado en el recién creado Consejo Castellano y Leonés de Salud.

  

En concreto, el programa de cribado de enfermedades congénitas del recién nacido incluirá también la detección de 'deficiencia de acil coenzima A deshidrogenada de cadena media' (MCADD), 'deficiencia de 3-hidroxi acil-CoA deshidrogenasa de cadena larga' (LCHADD), 'acidemia glutárica tipo I' (GA-I) y 'anemia falciforme'. Todas ellas se han incluido en la cartera básica del Sistema Nacional de Salud.

 

CASI AL 100% DE BEBÉS

  

Las pruebas del primer semestre se han realizado a la mayoría de los bebés nacidos en todas las provincias, al frente de las cuales se sitúa Valladolid, con 2.241 recién nacidos estudiados (el 99,82 por ciento); seguida de León, con 1.526 (99,6 por ciento); Burgos, con 1.450 (el cien por cien); y Salamanca, con 1.095 niños estudiados (el 99,81 por ciento).

  

En el caso de Zamora, se han estudiado 507 recién nacidos (el 99,41); en Palencia 492 (99,59); en Segovia 487 (cien por cien); en Ávila 468 (cien por cien) y en Soria 305 (también la totalidad).

  

El pasado año, el número total de recién nacidos ascendió a 18.748 en todo el ejercicio (el 99,85 por ciento) y se detectaron 16 positivos, la mayoría hipotiroidismo e hiperplasia suprarrenal (siete en cada caso).

  

El cribado neonatal de enfermedades, cuya introducción han recomendado los expertos, requiere la espectrometría de masas, una tecnología para el diangóstico que supone una inversión inicial de 400.000 euros y un mantenimiento de unos 70.000 al año, según puso de manifiesto el propio consejero de Sanidad.