Más de 60 familias han solicitado el programa “Compartiendo en verano” en el primer día

Victoria Soto, concejala de educación, Óscar Puente, alcalde y Rafaela Romero, concejala de servicios sociales, tras finalizar la comparecencia. A.MINGUEZA

Antes incluso de abrirse el plazo de inscripción, que concluye el próximo lunes, 29, el Ayuntamiento de Valladolid tiene ya notificación del interés de más de 60 familias, cuyas peticiones se han recibido en las Zonas de Acción Social.

Los colegios Pablo Picasso, en el Paseo de Juan Carlos I, y Alonso Berruguete, en el Camino Viejo de Simancas, albergarán a partir del próximo día 1 de julio el programa “Compartiendo en verano”, destinado a niños en riesgo de exclusión y que incluye atención alimenticia y animación sociocultural.

 

Publicado el decreto nº 6454 de la Concejalía de Educación, Infancia e Igualdad, se abre este jueves, día 25, el plazo para solicitar la incorporación al programa, cuyos beneficiarios son los niños de edades comprendidas entre 4 y 12 años becados al 100% del comedor escolar durante el curso 2014/2015, empadronados en la ciudad de Valladolid, pertenecientes a familias en riesgo de exclusión social con necesidades especiales de apoyo en alimentación infantil que carezcan de otras ayudas para el mismo fin.

 

A la espera de la demanda que se reciba en estos días, el Ayuntamiento tiene previsto, inicialmente, ofertar en torno a 107 plazas, para las que, también de partida, calcula un presupuesto de 12.000 a 18.000 euros, ampliables en caso de que las peticiones superaran esa previsión.

 

El servicio alimenticio lo prestará la empresa ARAMARK, la misma que se ocupa de los comedores escolares que gestiona la Junta de Castilla y León en Valladolid, mientras que la animación sociocultural correrá a cargo de CLECE, adjudicataria del programa “Conciliamos”.

 

Se hace así realidad, y en tiempo récord, el compromiso adquirido por el nuevo equipo que lidera el Ayuntamiento de Valladolid para atender a estos niños, que figuraba, además, en el listado de las 103 medidas urgentes que fundamentaron el acuerdo programático entre las dos formaciones políticas que sustentan al Gobierno, PSOE y VTLP.

 

Se trata, concretamente, del cumplimiento de la segunda medida de esas 103 (la primera era la apertura al público de la puerta principal de la Casa Consistorial, materializada el primer día de gestión del nuevo equipo), si bien la redacción de ese compromiso en el documento fiaba la solución a la Junta de Castilla y León, cuya negativa ha dejado en manos del propio Ayuntamiento la gestión y puesta en marcha del programa.

 

Así, la segunda de las “Actuaciones a corto plazo” que recogía ese documento de gobernabilidad del Ayuntamiento decía literalmente: “Instancia urgente a la Junta de Castilla y León para que prorrogue el Servicio de comedor en algunos centros educativos de la ciudad durante las vacaciones, para niños, niñas y adolescentes en escolarización obligatoria”.

 

Finalmente, ha sido el Ayuntamiento de Valladolid el que, además de asumir los trámites de su puesta en marcha en tan sólo diez días desde que se conformara la nueva Corporación, gestionará esta prestación gratuita, anteponiendo las necesidades de los niños a las excusas de la institución autonómica.

 

Los usuarios de comedor escolar en Centro Educativo concertado presentarán sus solicitudes en el CEAS que por domicilio les corresponda y los usuarios de comedor escolar en Centro Educativo público presentarán sus solicitudes en el Servicio de Educación del Ayuntamiento de Valladolid: segunda planta del edificio de San Benito, puerta nº 49, en horario de 9:00 a 14:00 horas.

 

El programa incluye, además de animación sociocultural y alimentación, el transporte público colectivo cuando la distancia desde el domicilio habitual al centro de prestación más cercano así lo aconseje. En este sentido, y a falta de datos sobre la demanda de este servicio anexo, las Concejalías afectadas tienen abierta la negociación con AUVASA.

Noticias relacionadas