Más de 3.000 personas se solidarizan en Valladolid para correr 'Ríos de Luz'

A.MINGUEZA
Ver album

La carrera nocturna, con recorrido por los lugares más emblemáticos de la ciudad iluminados para la ocasión, recaudó fondos para las ONG Entreculturas, Fundación Red Íncola y Unicef.

Los más de 3.000 corredores que se dieron cita en la Cúpula del Milenio, donde comenzaba y terminaba la carrera, miraban el cielo con recelo. No era para menos. Casi cinco kilómetros y medio de recorrido, por muy agradable que este resultara por los monumentos y edificios más representativos de Valladolid iluminados para la ocasión, no se hacían muy cómodos de recorrer con lluvia. Si bien no terminó cayendo apenas ni una gota, la ocasión merecía la pena.

 

Y es que 'Ríos de Luz', carrera nocturna que tuvo lugar este sábado por las céntricas calles de la ciudad, consiguió recaudar cerca de 10.000 euros que irán directamente destinados para las ONG Fundación Red Íncola, Unicef y Entreculturas, quienes se encargarán de hacérselos llegar a los menos favorecidos.

 

Pero volviendo meramente a la carrera, estaba claro que el recorrido no iba a ser sencillo. En realidad, no era siquiera una carrera, porque no había ganador ni vencedor, más allá de las ONG nombradas y todos sus amparados. El cielo encapotado y el frío no estaban por la labor de hacer de la acción solidaria algo fácil, y estaba claro que iba a tocar luchar contra los elementos.

 

 

Así, con unos minutos de retraso, se dio el pistoletazo de salida. Primero a lo largo de Isabel La Católica, para acto seguido pasar por el Patio Herreriano con una iluminación mágica. Era el momento de serpentear por las callejuelas. Teatro Calderón, la Catedral con su recién terminado ascensor, la Iglesia de San Martín. Todo un espectáculo de luz y color para un recorrido tan genial como especial. El público asistente, expectante al borde de la carretera que marcaba el recorrido, aplaudía a los corredores a su paso.

 

Por momentos, la lluvia amagaba con comenzar a caer con fuerza en Valladolid. En otros desaparecía del todo, juguetona. La cuestión es que ningún corredor estaba dispuesto a retirarse. La ocasión merecía la pena, pese a algún resbalón ocasional que pudo verse sobre el pavimento mojado.

 

Después, la Iglesia de San Pablo, el Palacio de Pimentel, el Palacio de Fabio Nelli y la Iglesia de San Miguel y San Julián, para regresar a Isabel La Católica y retomar de nuevo hacia la Plaza del Milenio. Más de uno llegó con el aliento justo para recibir un regalo de cortesía a la meta.

 

Así, con una Cúpula resplandeciente de uno y mil colores, concluyó la carrera 'Ríos de Luz' en un estallido de alegría y deportividad. Valladolid, una vez más, demostró que se la da tan bien el running como el ser solidario.