Más de 2,6 millones de bebés nacen muertos cada año en el mundo

Se trata de un problema mundial, que marca muchas diferencias entre los países según los ingresos de sus ciudadanos y que, a juicio de profesionales y organizaciones internacionales, se pruede prevenir en la mayoría de los casos, pero la tasa de reducción es aún muy lenta.

En el mundo se producen todavía más de 2,6 millones de niños nacidos muertos cada año, con un lento progreso conseguido para hacer frente a este "problema silencioso", según un nuevo estudio publicado en 'The Lancet'. Aunque se ha registrado una reducción significativa en el número de muertes maternas e infantiles, ha habido pocos cambios en el número de nacidos muertos en el tercer trimestre del embarazo a pesar de que la mayoría son prevenibles.

 

La mitad de todas las muertes fetales ocurren durante el parto y el nacimiento, por lo general después del noveno mes de embarazo y la investigación pone de relieve que la mayoría de esos 1,3 millones de muertes podrían evitarse con una mejor calidad asistencial.

 

A nivel mundial, el 98 por ciento de todas las muertes fetales ocurren en países de ingresos bajos y medianos. Al ritmo actual, tendrán que pasar más de 160 años antes de que una mujer embarazada en África tenga la misma oportunidad de que su bebé nazca con vida como una mujer en un país de altos ingresos en la actualidad.

 

Sin embargo, el problema sigue siendo significativo en los países de altos ingresos, donde el número de nacidos muertos es ahora a menudo superior a las muertes infantiles. La investigación 'Ending Preventable Stillbirth' establece que la tasa anual de reducción de mortinatos es de 2 por ciento, mucho más lento que los progresos realizados en la madre (3 por ciento) y la mortalidad infantil (4,5 por ciento).

 

También revela las consecuencias ocultas de la muerte fetal, con más de 4,2 millones de mujeres que viven con síntomas de depresión, a menudo durante años, además de la pérdida económica para las familias y las naciones. "Hay que dar voz a las madres de 7.200 bebés que nacen muertos en el mundo todos los días. Hay un error común de que muchas de las muertes son inevitables, pero nuestra investigación muestra que la mayoría de las muertes fetales se pueden prevenir", apunta el profesor Joy Lawn, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en Reino Unido.

 

"La mitad de las 2,6 millones de muertes anuales se podrían evitar con una mejor atención a las mujeres y los bebés durante el parto y el nacimiento, y, además, muchas más vidas podrían salvarse con una atención eficaz durante el embarazo. Ya sabemos que las intervenciones existentes salvan vidas. Estos bebés no deberían nacer en silencio, sus padres no se deben mantener duelo en silencio y la comunidad internacional deben romper el silencio como se ha hecho por las muertes maternas e infantiles. El mensaje es fuerte y claro: el sorprendentemente lento progreso de mortinatos es inaceptable", añade.

 

DOS TERCIOS DE NACIDOS MUERTOS EN DIEZ PAÍSES

 

Nuevas estimaciones de las tasas de mortalidad fetal intrauterina de 195 países desarrolladas por la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical con la Organización Mundial de la Salud y UNICEF revelan enormes desigualdades de todo el mundo. Diez países representan dos tercios de los niños nacidos muertos, con el mayor número en India, con un estimado en 592.100 en 2015.

 

Las tasas más altas se encuentran en Pakistán (43,1 por mil nacidos en total) y Nigeria (42,9), mientras las tasas más bajas están en Islandia (1,3), Dinamarca (1,7), Finlandia (1,7) y Países Bajos (1,8). Holanda está haciendo el progreso más rápido, reduciendo los nacidos muertos en un 6,8 por ciento por año, mientras Estados Unidos es uno de los países que progresan más lentos, con una reducción del 0,4 por ciento por año.

 

En todas las regiones del mundo hay países que están superando a sus vecinos, por ejemplo, Ruanda es el país de más rápido progreso en África (tasa anual de reducción del 2,9 por ciento), lo que demuestra que la mayoría de los nacidos muertos son prevenibles y el progreso es alcanzable. "El parto es uno de los momentos de mayor riesgo de la vida para las madres y los bebés. Debemos hacer un esfuerzo mundial para eliminar la tragedia de los millones de muertos por muerte fetal en su mayoría evitables que se producen cada año", reclama el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

 

Y añade: "Un elemento clave del movimiento 'Every Women Every Child' y la Estrategia Mundial de la Mujer, la Infancia y la Salud de los Adolescentes es un proceso continuo de atención, desde la planificación familiar durante el embarazo hasta el nacimiento y más allá en la infancia y la adolescencia". La nueva investigación incluye un análisis global de los factores de riesgo asociados con la muerte fetal, destacando que muchas muertes se pueden prevenir.

 

El 8 por ciento de todos los nacidos muertos son atribuibles a la malaria, lo que aumenta al 20 por ciento en el África subsahariana, y el 7,7 por ciento de todos los nacidos muertos están asociados con la sífilis, que se eleva al 11,2 por ciento en el África subsahariana, por lo que los autores apuestan por tratar las infecciones durante la gestación. También hablan de luchar contra las epidemias mundiales de obesidad y las enfermedades no transmisibles, en particular la diabetes y la hipertensión, porque al menos el 10 por ciento de todos los nacidos muertos están vinculados a cada uno de estos trastornos.

 

Es necesario fortalecer el acceso y la calidad de los servicios de planificación familiar, especialmente para las mujeres mayores y muy jóvenes, que están en mayor riesgo de muerte fetal, y abordar las desigualdades en los países de altos ingresos, ya que las mujeres en las comunidades más desfavorecidas se enfrentan al menos al doble de riesgo de muerte fetal.

 

EFECTOS PSICOLÓGICOS, SOCIALES Y ECONÓMICOS, SUBESTIMADOS

 

La investigación también pone de relieve los efectos psicológicos, sociales y económicos subestimados de la muerte fetal en los padres, las familias, los cuidadores y los países. Las nuevas estimaciones sugieren al menos 4,2 millones de mujeres en todo el mundo que viven con síntomas de depresión debido a la muerte del feto, que sufren trastornos psicológicos, el estigma y el aislamiento social, así como un mayor riesgo de desintegración de la familia e, incluso, el abuso y la violencia.

 

Los padres también declaran comúnmente reprimir su dolor y casi la mitad de los 3.503 padres encuestados en los países de altos ingresos sentían que la sociedad quería que olvidaran a su bebé muerto y trataran de tener otro hijo. El costo financiero directo de la atención de muerte fetal es de un 10 a un 70 por ciento mayor que para un nacimiento vivo, con costos adicionales para los gobiernos debido a la reducción de la productividad de los afligidos padres y el aumento de los gastos sociales.

 

El impacto económico de muerte fetal para las familias oscila entre los gastos funerarios para su bebé hasta la pérdida de ingresos debido al tiempo fuera del trabajo, con datos que sugiere el 10 por ciento de los padres en duelo permanecen fuera del trabajo durante seis meses. "Las consecuencias de muerte fetal se han subestimado enormemente", afirma el doctor Alexander Heazell, co-autor del Centro Tommy de Investigación de Muerte Fetal en el Hospital St. Mary de la Universidad de Manchester, Reino Unido.

 

Aunque en la actualidad existe una importante inversión en la atención y la investigación de los bebés tras su nacimiento, el estudio requiere un mayor enfoque en el bebé antes de nacer, con un aumento de la financiación que refleje la escala de 2,6 millones de muertes al año. Estos expertos argumentan que una atención de alta calidad durante el embarazo y el parto se traduciría en un rendimiento de cuatro veces la inversión para salvar las vidas de madres y recién nacidos, prevenir muertes fetales, así como mejorar el desarrollo del niño.