Más de 20.000 personas han pasado por la muestra de pintura militar de Ferrer-Dalmau que acaba este domingo

Más de 20.000 personas han visitado hasta el momento en la Sala de Exposiciones de Las Francesas, la exposición de pintura militar del catalán Augusto Ferrer-Dalmau, que se inauguró hace justo dos meses y que finalizará el próximo domingo, 25 de agosto.
 

Los vallisoletanos aún pueden conocer hasta 35 obras de este artista, que proceden tanto de propietarios particulares como de instituciones, ya que algunas de ellas forman parte de los fondos del Ministerio de Defensa. Por ello, tanto el alcalde de la ciudad como el comisario de la muestra, Germán Segura, agradecieron en su momento la colaboración de las personas que han cedido las pinturas durante un tiempo.

 

La muestra formada por 35 cuadros es "la más grande" que se ha podido ver de este artista y recoge momentos históricos como la labor del 'general Álava', que evitó el saqueo de Vitoria tras la batalla del mismo nombre que supuso en 1813 la salida de España de los franceses; o la hazaña de los zapadores de Alcalá de Henares, que marcharon hasta Valencia tras sublevarse de la regencia francesa en 1808.

 

También se recogen obras de épocas anteriores, como los tercios en el Siglo XVII, o posteriores como la Guerra de África en 1920 o la misión del Ejército en Afganistán. Ésta última protagoniza uno de los cuadros más recientes expuestos en Valladolid, 'La Patrulla', para cuya realización Ferrer-Dalmau pasó varios días en la base de Qala i Naw el pasado 2012.

 

De hecho, la obra protagonizó un artículo de Arturo Pérez-Reverte en el semanario 'El Semanal' que se publica con los diarios del Grupo Vocento y que relata que Ferrer-Dalmau le pidió que escribiera algo de su puño y letra en la parte de atrás del cuadro. "Durante siglos, en cada una de sus huellas estuvo España", firmó el novelista cartagenero.

 

Ferrer-Dalmau explicó durante la inauguración de la muestra, el 20 de junio, que las motivaciones de su obra, que le ha llevado a ser muy conocido como especialista en pintura de batallas, se reducen simplemente a que le gusta, al tiempo que se considera "catalán y español" y que está orgulloso serlo así como de la labor del Ejército, "por su historia".

 

El artista reside en Valladolid desde hace cuatro años, cuando decidió dejar Cataluña "un poco harto de lo que ocurre allá" y ha insistido en su sentimiento patriótico pues entiende que "el Ejército y la patria son de todos, nadie se los puede atribuir". Por ese motivo, trata de "honrar" la memoria de los soldados españoles en sus cuadros hiperrealistas.

 

Augusto Ferrer-Dalmau Nieto nació en Barcelona el 20 de enero de 1964 y su vocación por la milicia le llevó, desde muy joven, a pintar soldados, aunque sus primeros trabajos independientes fueron paisajes, en especial, marinas. Más tarde, inspirado en la obra de Antonio López, se centró en los ambientes urbanos, captando en sus lienzos de forma magistral los rincones de su Barcelona natal.

 

A finales de la década de los 90 decidió "consagrarse en cuerpo y alma" a la temática histórico-militar y comenzó a producir lienzos donde el "cuidado" paisaje se entrelaza con los soldados y caballos.