Más de 2.000 ovejas cruzan desde este domingo cañadas de Valladolid, Ávila y Segovia a Madrid

TRIBUNA

El rebaño, que este verano ha pastado en las rastrojeras vallisoletanas de Carpio y Alaejos, llegarán a sud estino tras diez días de trashumancia.

Un rebaño de ovejas merinas, que durante este verano ha pastado las rastrojeras de los términos vallisoletanos de Carpio y Alaejos, se pondrá en movimiento este domingo para recorrer unos 200 kilómetros de cañadas, cordeles y veredas de las provincias de Valladolid, Ávila y Segovia hasta Madrid, donde llegará tras unos diez días de trashumancia.

 

Durante esta trashumancia, se conectarán las zonas cerealistas de Castilla y León, donde sobreviven especies amenazadas como avutardas, sisones, aguiluchos con los espacios protegidos de los valles del Voltoya y del Guadarrama, así como el recién creado Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, refugio de águilas imperiales, buitres negros y poblaciones relictas del lince ibérico.

 

Se trata de una iniciativa de la Asociación Trashumancia y Naturaleza para comunicar a través de las vías pecuarias los espacios protegidos de la Red Natura 2000 de toda España, "evitando así su aislamiento y favoreciendo de forma natural los intercambios de plantas y animales", informaron a Europa Press fuentes de la Asociación.

 

La trashumancia es una práctica milenaria "muy valiosa" para la conservación del patrimonio natural, sociocultural y económico de la Península Ibérica. La Asociación, desde hace 17 años, trabaja para contribuir a conectar hábitats fragmentados y amenazados, y a defender el patrimonio natural y público que representa la red de vías pecuarias.

 

Complementariamente, este proyecto impulsa la creación de empleo entre personas jóvenes en vocación ganadera, para asegurar el relevo generacional en el arte del pastoreo trashumante, con oportunidades de formación y de experiencia a jóvenes de todas España que quieran participar.