Más de 167.000 personas piden en Internet que el perro de la auxiliar de enfermería no sea sacrificado

Más de 167.000 personas han secundado este martes el llamamiento de Javier Limón, esposo de la auxiliar de enfermería contagiada de ébola, para que su perro 'Excálibur' no sea sacrificado si no se confirma que existe un riesgo real de contagio.

Carmen Sánchez ha recogido este llamamiento y ha creado una petición en la web www.change.org en la que se pide poner en cuarentena o aislamiento a la mascota del matrimonio en lugar de sacrificarlo y que este martes había recogido más de 167.000 apoyos hasta poco después de las once y media de la noche.


"No es justo que además del contagio del ébola por parte de la auxiliar a consecuencia de la falta de medios, pierdan al perro por un simple capricho, cuando es mucho más fácil aislarlo o ponerlo en cuarentena igual que han hecho con el marido de la víctima. Si está chica falleciera para su marido el perro, que los ha acompañado años atrás, sería un apoyo emocional importante. Para esta pareja no es "sólo" un perro, es uno más de la familia", se explica en la petición pública.

Javier Limón, que permanece ingresado en observación en el Hospital La Paz-Carlos III, ha hecho un llamamiento a través de las redes sociales y organizaciones animalistas para que su mascota no sea sacrificada, tal y como ha ordenado la Comunidad de Madrid para garantizar que no existe riesgo de contagio.