Más de 150 personas reclaman en Valladolid la ruptura de las barreras de la comunicación para los sordos

Han reivindicado disponer de servicios de interpretación y videointerpretación en lengua de signos, atención temprana integral y que no exista discriminación económica en el uso de ayudas de técnicas.

Más de 150 personas, según fuentes policiales, se han manifestado en Valladolid para solicitar la ruptura de las barreras de la comunicación, el reconocimiento de la heterogeneidad y accesibilidad completa para los sordos, colectivo que celebra este sábado su Día Internacional.

  

Asimismo, los allí presentes, ataviados con gorras rojas, han reivindicado disponer de servicios de interpretación y videointerpretación en lengua de signos, atención temprana integral y que no exista discriminación económica en el uso de ayudas de técnicas.

  

Además, poder contar con programas de atención a familias de personas sordas, un modelo educativo integral, accesibilidad tanto en los centros educativos como en las escuelas de idiomas o academias privadas, educación y formación con intérpretes y las adaptaciones técnicas necesarias, un empleo digno y poder participar en la vida social, política y cultural, así como disfrutar de una televisión "plenamente" accesible con subtítulos de calidad.

  

La manifestación ha partido a las 12.30 desde la Plaza Mayor con la lectura del manifiesto y ha discurrido por Santiago, Plaza y Paseo de Zorrilla hasta llegar a la Plaza Juan de Austria, lugar donde se han programado actividades hasta las 20.00 y a las que se han inscrito más de 200 personas, según fuentes de la Asociación de Personas Sordas de Castilla y León (Apscyl).

  

Entre los asistentes se encontraban el alcalde de Valladolid, Francisco Javier de la Riva, el diputado de Igualdad de oportunidades y Cultura, Artemio Domínguez, miembros del Equipo de gobierno, representantes de municipales de IU y PSOE, de la Gerencia de Asuntos Sociales de la Junta de Castilla y León y el presidente de la Asociación, Luis Miguel Jiménez.

  

El presidente ha incidido en que las medidas de accesibilidad se deben aplicar a "todos los ámbitos" para que este colectivo pueda participar en igualdad, si bien ha reconocido que el cultural es el "más cerrado y con más limitaciones".

  

En este sentido, consciente de la crisis económica, Jiménez ha afirmado que, por lo menos, quieren participar en igualdad y conservar los servicios; accesibilidad a través e intérpretes, pues es necesario la presencia de estos profesionales, que en la actualidad cuentan con un ratio de uno por cada 15 usuarios y "no es suficiente".

 

ACCESO PÚBLICO

  

Además, el presidente de Apscyl ha solicitado más accesibilidad en las instalaciones públicas y cubrir las horas de interpretación necesaria. "Pero hoy no es un día y animamos a todas las personas a interactuar con nosotros", ha reflexionado.

  

Por último, ha reconocido que a lo largo del tiempo se ha avanzado en sensibilidad social en algunos puntos, gracias a la Gerencia de Servicios Sociales, que les ayuda a través de subvenciones, aunque hay que trabajar más por mejorar la situación de desempleo de personas sordas y sensibilizar para que haya una mayor visibilidad.

  

Por su parte, el Diputado de Igualdad de Oportunidades y Cultura ha señalado que las personas con discapacidad auditiva cuentan con este día, cada sector tiene el suyo, y que esta iniciativa sirve "para recordar a la sociedad que existen".

  

Además, ha incidido que es deber de todo colectivo "no estar satisfecho" con las medidas de las administraciones que se aplican a su favor porque la sociedad en cuanto a la igualdad, palabra clave pra el diputado, nunca puede "estar conforme".

  

En su intervención, León de la Riva ha mostrado, a título personal y en nombre de las autoridades presentes, su conformidad con las reivindicaciones de este colectivo, al tiempo que ha afirmado que todas las instituciones coinciden en que "mientras haya un sordo hay que atenderle como si fuera una multitud".

  

"En el Ayuntamiento nos identificamos con el problema y somos conscientes de la necesidad de estas personas", ha subrayado el primer edil al tiempo que ha reconocido que "a nadie" se le puede obligar a implantarse un implante coclear por lo que las administraciones "tienen que satisfacer sus necesidades".