Más de 1.500 niños vallisoletanos participan en actividades inspeccionadas por la Junta para el verano 2014

TRIBUNA

El delegado territorial, Pablo Trillo, ha visitado hoy la granja escuela ‘Las Cortas de Blas’, en Villalba de los Alcores, uno de los 11 centros de la provincia que organizan campamentos de verano con actividades calificadas de aire libre según la normativa autonómica.

Un total de 1.548 niños de la provincia de Valladolid participan este verano en las actividades calificadas como de tiempo libre y, dentro de estas, de aire libre según la normativa autonómica al incluir más de cuatro pernoctaciones continuadas y desarrollarse en un entorno natural. Las empresas o entidades que organizan estos campamentos lo han comunicado administrativamente a la Junta de Castilla y León, institución a quien corresponde la inspección de las mismas.

 

Una de las que lleva varios años haciéndolo y que acoge a centenares de niños estos meses es la granja escuela ‘Las Cortas de Blas’, situada en el término municipal de Villalba de los Alcores. Hasta allí se ha desplazado este martes el delegado territorial, Pablo Trillo, que ha tenido la oportunidad de conocer a los propietarios de la misma, los hermanos Ricardo y Patricia Miranda, a los monitores y a los niños que participan en las actividades programadas para esta semana. ‘Las Cortas de Blas’ organiza nueve campamentos en periodos de 5-6 días desde junio hasta septiembre, llegando a acoger a un centenar de niños en alguno de ellos. Los menores pueden acudir solo por el día en horario de 10 h a 18.30 h o bien quedarse a dormir durante las jornadas que dure el campamento.

 

Trillo, acompañado del inspector de la Junta José Luis León y de personal de la granja escuela, ha paseado por las diferentes dependencias –salas de juegos, comedor, cocina, habitaciones, etc-, dedicándole especial atención a las zonas reservadas a los animales y que constituyen la seña de identidad de este centro.

 

El delegado ha subrayado que aunque las actividades de aire libre que se ofertan en la provincia “son muy diversas, las hay lúdicas, deportivas, de aprendizaje de idiomas, etc., las que se realizan aquí” suponen “algo distinto en el sentido de que a los niños se les da a conocer la naturaleza, se les enseña a querer a los animales” y se les proporciona un entorno tan distinto como apasionante. Y es que los menores se encargan de dar de comer a los animales, de limpiar sus estancias y de atenderlos en todo lo que los monitores estimen.

 

Además, Trillo ha explicado que la inspección por parte del Gobierno regional se realiza a través del Instituto de la Juventud y de los Servicios Territoriales de Sanidad y Medio Ambiente con el fin de que las actividades en cuestión sean incorporadas a los programas de vigilancia y control correspondientes y se garanticen unas condiciones higiénico-sanitarias, medioambientales y educativas idóneas.

 

Ricardo Miranda, por su parte, ha explicado que se siente orgulloso de dirigir un centro que pone a los menores “en contacto con los animales” que su familia y sus empleados crían y cuidan durante todo el año: gallinas, conejos, ponis, ocas, cerdos, gamos y hasta un zorro domesticado que es el gran centro de atención de todos.

 

En total, once empresas o entidades han comunicado este año que ofertarán actividades de aire libre para menores, agrupadas en 26 ediciones y acogiendo a esos más de 1.500 niños de Valladolid que han solicitado participar.