Mas, ahora sí, se dirige en castellano a todos los españoles: "Cataluña quiere hablar"

"Cataluña quiere hablar y ser escuchada" y asegurar que los lazos que les unen seguirán tras la votación.

 

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, se ha dirigido en castellano a todos los españoles tras firmar el decreto de convocatoria de la consulta de autodeterminación del 9 de noviembre para decirles que "Cataluña quiere hablar y ser escuchada" y asegurar que los lazos que les unen seguirán tras la votación.

 

En un discurso institucional tras la firma del decreto --con palabras en catalán, en castellano y en inglés--, ha insistido en reclamar al Gobierno central que haga lo posible por permitir la consulta, y ha asegurado que está abierto a pactar "hasta el último momento" las condiciones para hacerla posible.

 

Tras asegurar que el decreto supone un "antes y un después" en la larga historia de Cataluña, ha acabado su discurso con una intervención en inglés dirigida a los líderes internacionales para defender que su intención es que el proceso se haga desde el diálogo y la paz.

 

Mas ha arrancado su intervención en catalán, donde ha defendido su hoja de ruta, y ha destacado que votar "es la manera como se expresan las democracias y nacen los procesos políticos".

 

Ha dicho que la firma del decreto obedece a un compromiso que adoptaron una mayoría de partidos en sus programas en las elecciones autonómicas de 2012, y ha lanzado un mensaje a los demócratas, cuya responsabilidad es doble: dejar votar y "no negar la realidad".

 

Ha concretado que en todo momento, ha procurado que el proceso evolucionase "con amplias mayorías sociales, consenso político, búsqueda constante del diálogo y respeto a los marcos legales".

 

"ABIERTOS A PACTAR" CON EL GOBIERNO

 

"Nadie podrá negar que hemos extendido la mano del diálogo en todo momento. Estamos abiertos a pactar las condiciones que hagan posible la consulta hasta el último minuto", ha agregado.

 

Tras indicar que en los Estados democráticos las leyes están para escuchar a la gente y no para silenciarla, ha dicho que la actitud del Gobierno central "contrasta con la de los estados democráticos que permiten a las naciones que lo conforman poder opinar y decidir", en alusión implícita al referéndum independentista escocés.

 

En castellano, Mas ha lanzado un mensaje al resto de España: "Cataluña quiere hablar, quiere ser escuchada, quiere votar", y ha destacado que este deseo lo comparten muchas personas procedentes del resto del Estado.

 

Tras definir a Cataluña como una tierra de paso y de acogida, donde conviven pacíficamente diferentes culturas, ha expresado su convencimiento de que, tras la consulta, se hallarán "marcos necesarios para construir un futuro".

 

También ha expresado su convencimiento de que los lazos "intensos y profundos" entre Cataluña y el resto de España seguirán: "Tenemos una historia en común que continuará con la voluntad de construir conjuntamente la Europa del siglo XXI.

 

En inglés, Mas ha dicho que Cataluña tiene a derecho a decidir, que este es el mensaje que "ha lanzado el mundo" desde 2012, que han habido manifestaciones masivas en las calles y que su deseo es que el proceso se haga con voluntad de diálogo.