Marussia pide paciencia para conocer el estado, que se dice que es crítico, de Bianchi

Bianchi

El equipo Marussia ha pedido "paciencia y comprensión" para dar a conocer las noticias sobre el estado de salud del piloto francés Jules Bianchi, que sufrió un grave accidente en el Gran Premio de Japón de ayer domingo, "respetando los deseos" de la familia.

"De cara a la comunicación de información respecto a la condición médica de Jules, respetaremos, y nos guiaremos, los deseos de la familia  de Bianchi. Junto a los cuidados de Jules, ellos permanecerán como nuestro prioridad más alta", señaló el equipo ruso en un comunicado, donde agradeció "la gran muestra de apoyo y afecto a Bianchi y al equipo en este momento difícil".

 

En este sentido, Marussia solicitó "paciencia y comprensión" a la hora de conocer "las actualizaciones médicas", las cuales serán comunicadas "de forma conjunta con el Centro Médico General Mie en la ciudad de Yokkaichi, donde el francés está ingresado, "cuando lo consideren apropiado".

 

El equipo de Fórmula 1 también confirmó que en el hospital japonés se encuentran, además de sus representantes, los de la escudería Ferrari, a cuya Academia perteneció Bianchi "para apoyar a Jules y la familia Bianchi". Según 'lequipe.fr', Marco Mattiaci, 'Team Principal' del 'Cavallino Rampante', y el piloto venezolano Pastor Maldonado (Lotus) estarían autorizados a estar en el centro de neurología del centro.

 

Por otro lado, la web del diario deportivo francés indica que el director general adjunto del hospital informó que no habrá ningún parte médico en las próximas horas, mientras que 'Sky Sports' aseguraba que Bianchi estaba en estado crítico y con respiración asistida.

 

Jules Bianchi tuvo que ser intervenido de manera urgente este domingo tras el accidente que sufrió en el circuito de Suzuka, a causa de los "severos traumatismos en la cabeza" y fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos, informó un portavoz de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).

 

El francés impactó contra la grúa que estaba retirando el monoplaza de Adrian Sutil (Sauber), accidentado vueltas atrás, a falta de siete vueltas para el final del Gran Premio, cuando ya se había decretado el final de la prueba debido a las dificultades metereológicas generadas por culpa de la lluvia.