Marta Sánchez: "Me pagaron 240.000 euros por mi posado para Interviú, fue un chantaje"

La entrevista de Marta Sánchez en el progrmaa de Risto Mejide 'Viajando con Chester' ha dado mucho de qué hablar.

La entrevista comenzaba con Risto criticando la imagen de Marta Sánchez y como la muestra al resto del mundo y es que le comentaba a la cantante: "Eres una mujer muy insegura y te importa mucho tu imagen", una afirmación que Marta supo rebatir comentando que se encuentra en un punto de su vida en el que "estaba harta de Marta Sánchez, agotada pero agotada... de Marta Sánchez".

 

Con la entrevista, Marta Sánchez dejó claro que quiere comenzar una nueva etapa en la que el personaje de Marta tiene que cambiar porque ya no puede soportarlo. "Estoy matando ese personaje, que me ha dado mucho también, pero que no lo puedo soportar más". "He sido una marionetita casi toda mi carrera, me han dicho lo que tenía que cantar". Ahora Marta Sánchez se encuentra bien con ella mismo y comentó: "Es ahora cuando tengo la libertad y puedo hacer un dico compuesto por mi 100%".

 

La mediática cantante también quiso comentar cual es su opinión sobre el Rey Juan Carlos y afirmó que le cae muy bien, pero no solo eso, también contó una divertida anécdota el día que lo conoció por primera vez en un acto oficial al que acudió con una falda demasiado corta: "Tenía manga larga y cuello alto pero se me olvidó ponerle tela en las piernas. A partir de ese momento, no he vuelto a ser invitada a ningún acto oficial".

 

Marta lo ha pasado muy mal en la vida y quiso contar uno de los episodios más dolorosos de su vida, el posado para Interviú. La cantante contó que ella accedió a hacer la portada de Interviú por un chantaje y es que la revista poseía unas fotos que no quería que ella no quería que viesen la luz.

 

Su padre lo pasó muy mal y Marta aún no se ha perdonado el daño que le hizo a su padre con el posado ya que fue una decisiónque tomó por falta de madurez y cegada por los 40 millones de pesetas que le ofrecieron en su momento. Ahora, que lo piensa desde a distancia, se arrepiente de la decisión.