Márquez no quiere acusar el parón en 'Indy'

Márquez y Lorenzo en Mugello

El piloto español Marc Márquez tratará de mantener su impecable racha en el Mundial de MotoGP, que lidera con absoluta autoridad, y firmar su décima victoria consecutiva en el Gran Premio de Indianápolis prueba que da inicio a la segunda y decisiva parte del campeonato.

Hasta ahora, el de Cervera se está mostrando inaccesible para todos sus rivales y ha dominado las nueve carreras, lo que le ha permitido marcharse de vacaciones casi un mes con una sólida ventaja en la general, que le sitúa como el gran favorito para la corona.

El ilerdense ha firmado un pleno de 225 puntos y el segundo clasificado, su compañero en el Repsol Honda, Dani Pedrosa, está ya a 77 puntos, una distancia de más de tres carreras, por lo que, visto en el primer tramo de campaña, sólo el infortunio físico, evitado por el líder en su año y medio en la categoría 'reina', parece que puede ser el gran obstáculo.

Quedan todavía otros 225 puntos por disputarse pero al dominio de Márquez se une que, por detrás, la igualdad es mucho mayor, sobre todo con el trío que forman Pedrosa y las dos Yamaha de Valentino Rossi y un Jorge Lorenzo que quiere volver a pelear por los puestos delanteros. Entre los tres es bastante probable que no haya un dominador claro que pueda 'robar' todos los puntos en caso de fallo del actual campeón del mundo.

Con todo, Márquez se presenta en el renovado Indianapolis Motor Speedway, con cinco de sus 16 curvas (3, 4, 7, 15) reconfiguradas y nuevo asfalto para la pista sea más lisa y uniforme, como el favorito para lograr un triunfo más. El catalán ha ganado en el 'óvalo' en sus tres últimas visitas, dos de ellas en Moto2, y además América se le da bien ya que está imbatido en la categoría 'reina' tras cinco Grandes Premios (dos de las Américas --2013 y 2014--, Argentina --2014--, Laguna Seca --2013-- e Indianápolis --2013--).

Además, Honda ha sido la gran dominadora en 'Indy', con victorias consecutivas desde 2010, un dato más a favor del español que puede tener como principal rival a su compañero de equipo. Pedrosa, el único en MotoGP en ganar en este trazado en dos ocasiones (2010 y 2012), llega con mejor ánimo y dispuesto a dar 'guerra'.

LORENZO QUIERE CELEBRAR SU RENOVACIÓN

El parón veraniego le puede haber sentado bien al de Castellar del Vallés, que llegó a las vacaciones tras haber renovado con el Repsol Honda y tras recuperar sensaciones en Sachsenring (Alemania) donde fue segundo para volver a ser el perseguidor del líder.

El triple campeón del mundo aventaja en siete puntos a Valentino Rossi, después de que el italiano se bajase del podio en los dos últimos Grandes Premios. 'Il Dottore' sabe que llega a un circuito que no de sus favoritos, en el que desde que ganó en 2008 no ha vuelto a tener un buen resultado.

Por su parte, su compañero Jorge Lorenzo quiere estar por fin delante con este trío, después de una primera mitad de la campaña marcada por los problemas y la ausencia de podios que le han dejado descartado, salvo milagrosa remontada, de la posibilidad de pelear por la corona mundialista.

Al contrario que Rossi, el piloto balear, que de todos modos alcanzó las vacaciones con un tercer lugar en Alemania y que habrá aprovechado el parón para ponerse a punto a nivel físico, sí ofrece un buen rendimiento en Indianápolis y nadie en la parrilla de la categoría 'reina' tiene tantos podios, cinco, como él en este circuito, entre ellos la última victoria de Yamaha, en 2009. Además, su renovación por dos años será un impulso adicional.