Marina Alabau comienza de menos a más su defensa del oro en RS:X

La regatista española Marina Alabau comenzó con buenas sensaciones y de menos a más su participación en la clase RS:X, el windsurf, de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, donde defiende el oro conquistado hace cuatro años en Londres.

En un campo de regatas en mejores condiciones de lo que se había dicho en los días previos, pero con la complicación del viento cambiante, la andaluza logró poco a poco ir adaptándose a la bahía de Guanabara para situarse ya en los puestos altos de la clasificación tras tres mangas disputadas.

De todos modos, Alabau no empezó bien el día y firmó un octavo lugar en la primera de las regatas, en las que nunca pudo ir en las posiciones delanteras. Lo mismo le sucedió en la segunda, donde volvió a iniciar la prueba rezagada y aunque remontó algunas posiciones, concluyó en un séptimo puesto que hacían saltar las alarmas.

Sin embargo, en esta delicada situación, la actual campeona olímpica sacó su mejor nivel. Salió bien y se colocó en los lugares de privilegio para cerrar el día con la moral alta gracias a un segundo puesto, por detrás de la casi impecable Charline Picon, que ganó dos regatas y terminó segunda en la restante.

Con estos resultados, la francesa es la líder de la clasificación general con cuatro puntos, seis más que la rusa Stefaniya Elfutina y la italiana Flavia Tartaglini, y con 13 más que la española que marcha quinta y en busca de acercarse al podio en la jornada del martes.

La actuación de Alabau fue la única nota positiva del estreno de la vela, el deporte olímpico español más laureado, en Río de Janeiro. En RS:X masculino, el alicantino Iván Pastor va decimoséptimo tras unos parciales de 17, 19 y 10. Lidera el británico Nick Dempsey.

Por su parte, en la clase Laser Radial, Alicia Cebrián, es vigésima, y en la Laser Standard, Joaquín Blanco, último tras no finalizar una de sus mangas, con la china Lijia Xu y el croata Tonci Stipanovic como respectivos líderes.