Mariano Rajoy ya es persona 'non grata' en Pontevedra

La moción, presentada por los grupos de Marea Pontevedra y PSOE, ha obtenido los votos a favor del grupo de Gobierno, el BNG, y un solo voto en contra, el de la edil de Ciudadanos. El PP ha abandonado el pleno en el momento de la votación.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, es desde este lunes persona 'non grata' en su ciudad, Pontevedra, una iniciativa que ha sido aprobada en el Ayuntamiento con los votos de BNG, PSOE y Marea y que ha contado con la abstención del PP, que abandonó el pleno en el momento de la votación.

  

La moción, presentada por los grupos de Marea Pontevedra y PSOE, ha obtenido los votos a favor del grupo de Gobierno, el BNG, y un solo voto en contra, el de la edil de Ciudadanos. El PP ha abandonado el pleno en el momento de la votación en señal de protesta de lo que consideran como "una maniobra claramente orquestada desde Madrid por el PSOE y Podemos". De hecho, el portavoz del PP Local, Jacobo Moreira, se ha referido directamente a Pablo Iglesias y a Pedro Sánchez para decirles que "Pontevedra no es títere de nadie" antes de abandonar la sesión.

  

El secretario del Pleno ha precisado que en el acta se hará constar que "el PP estuvo ausente de la votación" de esta decisión, aunque, según el artículo 81 del Reglamento Orgánico del Pleno, se considera que el grupo en cuestión se "abstiene" en la votación

  

El aforo del Teatro Principal de Pontevedra se ha quedado pequeño para acoger a los detractores y partidarios de esta decisión que han acudido a la cita. Entre ellos han estado destacados miembros del partido Popular, como la expresidenta del Parlamento gallego, Pilar Rojo; la senadora Paula Prado; o la Delegada de la Zona Franca de Vigo, Teresa Pedrosa; entre otros, que han portado carteles donde se podía leer 'Rajoy, persona MUY grata'.

  

La tensión vivida en el recinto en este punto del orden del día ha llevado al alcalde pontevedrés, Miguel Anxo Fernández Lores, a suspender hasta en dos ocasiones el pleno ante los gritos y abucheos de las personas que seguían la sesión.

 

"DESTRUCCIÓN, DESOLACIÓN Y TRISTEZA"

  

El primero en defender la propuesta ha sido el socialista Agustín Fernández, quien ha criticó que el presidente del Gobierno en funciones "regaló 60 años más de destrucción, desolación y tristeza" a Ence en la ría, una "grave decisión" que "cercena" las posibilidades de crecimiento de Pontevedra y de su comarca.