María Blanco (PSOE) tilda de "sumisas" a las mujeres del PP al abordar la igualdad en el Pleno provincial de Valladolid

Pleno de la Diputación de Valladolid en el Palacio Pimentel.

La diputada de menor edad dentro de la Diputación de Valladolid, la socialista María Blanco, ha calificado este viernes de "sumisas" a las mujeres que forman parte del Partido Popular durante el debate de una "proposición por los derechos de las mujeres", que finalmente ha sido rechazada por 17 votos en contra del PP, frente a los diez a favor de PSOE e Izquierda Unida.

María Blanco ha expuesto la citada proposición tras recordar que el próximo 8 de marzo se celebra "una fecha muy importante", el Día Internacional de las Mujeres.

 

En este contexto, la diputada socialista ha abordado siete peticiones: derogar la Reforma Laboral; desarrollar un Plan de Empleo para mujeres que incluya políticas activas específicas, la promoción del autoempleo y el desarrollo de un Plan de Igualdad; mantener los derechos recogidos en la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia; promocionar políticas que permitan la corresponsabilidad en la vida laboral y familiar de hombres y féminas; sostener el mantenimiento de la Ley actual de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo; impulsar servicios de prevención de la violencia de género, y derogar la Ley de tasas judiciales.  

 

"El 8 de marzo es una fecha a tener en cuenta, pero las mujeres, lamentablemente, cada día tenemos menos que celebrar porque en los dos últimos años hemos sufrido retrocesos en materia de igualdad", ha criticado Blanco tras apuntar al Partido Popular como "responsable de cuestionar el derecho de las madres a decidir cuándo y cómo serlo".

 

"Mención aparte merece el tema de la reforma laboral, que incrementa la brecha salarial. Y es que si seguimos por este camino se nos relegará nuevamente a la realización de tareas domésticas", ha matizado la diputada, que ha ilustrado sus argumentos de manera gráfica al mirar su reloj y comentar que "a estas horas, pasado el mediodía, algunos pensarán que nosotras deberíamos estar guisando".

 

A esta intervención ha respondido como portavoz del Partido Popular Virginia Andrés, quien ha opinado que el Gobierno de España "sí apuesta por el empleo y las políticas de igualdad en la empresa, con medidas que facilitan la conciliación laboral y familiar".

 

"La única manera de aumentar la calidad de vida de las mujeres es continuar por la senda de reformas que ha puesto en marcha el Gobierno. Son medidas duras, pero también resultan necesarias para salir de la crisis a la que nos condujo el anterior Gobierno", ha concretado Andrés.

 

María Blanco, sin embargo, ha insistido en calificar de "sexista" el discurso 'popular', además de hacer otro tipo de declaraciones referidas a las "medidas de despido casi libre que afectarán sobre todo a las embarazadas".

 

"Está claro que todavía somos usadas como mercancías de trueque, es más, parece que ustedes quieren que volvamos a los años 60, a esa España de la doble moral en la que las chicas tenían que viajar al extranjero para abortar", ha continuado la socialista sobre la interrupción voluntaria de la gestación.

 

Finalmente, Blanco ha lamentado la falta de consenso en este ámbito y ha subrayado la "lástima" que le produce "tener que escuchar a mujeres como la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, poner a modo de ejemplo femenino a la Cenicienta".