Marcos Martínez, otro peón de Fernández Mañueco que se cae del tablero

Fernández Mañueco, junto a Marcos Martínez, en un acto público

El presidente de la Diputación de León ha pasado en unos días de líder 'in pectore' del PP leonés a encarcelado sin condiciones. 

La caída a los infiernos de Marcos Martínez ha desbaratado algunos de los movimientos que las facciones dentro del PP hacen para llevar los resortes del poder interno (y en las instituciones) a su terreno. Se puede decir sin mucho margen de error que el todavía presidente de la Diputación leonesa iba a convertirse también en el hombre fuerte de los populares en León, y que no lo ha sido por unos pocos días.

 

Desde hacía semanas eran intensos los movimientos de los 'carrasquistas' para que la persona que había heredado el bastón provincial de la desaparecida Isabel Carrasco se hiciera también con el mando del partido en León. La decisión hacía que este sector vinculado a la expresidenta mantuviera la plaza y ganara una de las batallas por el poder del PP autonómico. De este modo, el sector encabezado por Alfonso Fernández Mañueco, el secretario regional del PP, tendría en su mano a un peón para posicionarse por si se pone en marcha la sucesión de Herrera.

 

En las últimas semanas las presiones para que fuera así habían llegado incluso a Génova, donde los opositores al 'carrasquismo' hacían los imposible para frenar el proceso, que tendría que haberse iniciado este mismo miércoles. La 'Operación Púnica', la entrada de la UCO en la Diputación de León, la detención de Marcos Martínez, su imputación y, ahora, la petición de prisión incondicional dejan de manera definitiva fuera del tablero a este peón. Y quizás fuera de la partida a los adalides de la continuidad en esta plaza tan importante para las luchas intestinas del PP regional.