Marcha en Valladolid por la alfabetización de personas en riesgo de exclusión social

Las autoridades que han formado parte de esta marcha.

Ha contado con unos 500 inscritos que han respondido a esta iniciativa organizada por la Escuela Oficial de Idiomas, Red Íncola y Entreculturas.

En esta marcha, que forma parte de los actos solidarios que la EOI programa desde hace ocho años, han participado el consejero de Educación, Fernando Rey; el alcalde de Valladolid, Óscar Puente; la concejal de Educación, Infancia e Igualdad, Victoria Soto, y el concejal de Deporte, Juventud y Participación Ciudadana, Alberto Bustos.

 

La marcha ha arrancado a las 11.00 horas de la plaza de Zorrilla para llegar hasta puente de la Hispanidad por paseo de Zorrilla. Desde ese punto ha regresado por la Avenida de Salamanca hasta la Cúpula del Milenio, en un recorrido de un total de 7,7 kilómetros.

 

Esta actividad solidaria tiene como objetivo apoyar a la labor de la ONG vallisoletana Red Íncola en la acogida y ayuda de personas inmigrantes y en riesgo de exclusión social, y en concreto, la recaudación se destinará a la alfabetización y formación del español.

 

Cada participante ha contado con un carné de patrocinadores y un dorsal que se le ha entregado cuando ha formalizado su inscripción en alguna de las tres sedes de la EOI, en Valladolid capital, Laguna o Medina del Campo.

 

EL PROYECTO DE ALFABETIZACIÓN

 

En este proyecto están involucradas un total de 150 personas adultas, menores derivados de los equipos de orientación, escolares que reciben apoyo en su alfabetización y conocimiento del castellano, en riesgo de exclusión social. Red Íncola prioriza en personas "desempleadas, con escasos o sin recursos económicos".

 

Los grupos son "heterogéneos" debido a la presencia de personas de distintas nacionalidades, sin perjuicio de que la mujer árabe, "por sus características especiales", cuente con un espacio "adecuado para ellas".

 

El equipo humano que desarrolla este proyecto está integrado por personal contratado por la ONG, como el coordinador del proyecto, una educadora responsable del programa, un técnico en gestión de voluntariado, una mediadora intercultural. Con este equipo colabora un grupo de 35 voluntarios con "cualidades específicas para asumir el reto".