Marcar la X a favor de la Iglesia en la Declaración supone el 26 % de sus ingresos

De izq. A drcha., José MAría Conde, Luis Argüello y José Antonio M. Bermejo

El Arzobispado de Valladolid llama a marcar la X en la Declaración, cuya aportación supone el 26% de sus ingresos. Se estima que este año 3,2 millones de euros se destinen al pago de la nómina de sacerdotes y a la conserva del patrimonio. 

 

El Arzobispado de Valladolid ha llamado este martes a marcar la X a favor de la Iglesia Católica en la Declaración de la Renta, cuya aportación constituye el 26 por ciento de sus ingresos.

 

Así lo ha precisado el ecónomo de la Diócesis, José María Conde, quien ha señalado que la asignación tributaria supera el 26 por ciento de los ingresos de la Diócesis, de modo que se espera que este año lleguen 3,2 millones que se destinarán, ha detallado, al pago de la nómina de sacerdotes (2,5 millones) y a la conservación del patrimonio.

 

El mantenimiento de estas "verdaderas joyas" supone "un gasto continuo" pese a los convenios que el Arzobispado mantiene con distintas instituciones, ha precisado Conde antes de explicar que es la Conferencia Episcopal la que reparte el total de la asignación tributaria en función de aspectos como el número de parroquias o sacerdotes.

 

La Diócesis de Valladolid, que ha presentado este martes la campaña, que se desarrolla bajo el lema 'Haz de tu Declaración de la Renta una declaración de principios', tendría que recibir 3,7 millones de euros, en la línea de las asignaciones de las campañas de 2013 y 2012, pero la partida que llegará será inferior, de 3,2 millones, precisamente por ese reparto que realiza la Conferencia Episcopal.

 

Aunque la cantidad correspondiente en función de las X marcadas en las declaraciones ha descendido entre los años 2012 y 2013 debido, según ha precisado el subdelegado del Gobierno, José Antonio Martínez Bermejo, a la caída de los ingresos del Estado, el porcentaje de declaraciones con asignación ha crecido un 0,79 por ciento entre las campañas de 2012 y 2013.

 

Por todo ello, Conde ha llamado a los habituales de la Iglesia a marcar la X pero también a quienes la "aman" pero no la frecuentan y a quienes no sienten cercanía con ella dado que, ha matizado, a todo el mundo le gusta tener las iglesias de sus localidades "en perfectas condiciones".

 

Martínez Bermejo, quien ha recordado que la X solidaria y la de la Iglesia Católica no son incompatibles ni constituyen una merma en las devoluciones de los contribuyentes ni un incremento en sus pagos, ha ensalzado el carácter "casi plebiscitario" de esta práctica.

 

"Es un sistema muy democrático", ha subrayado antes de hacer hincapié en la "voluntariedad absoluta" en la marcación de la X en la Declaración  y de recordar que los Presupuestos Generales del Estado no recogen partidas económicas ni para la Iglesia Católica ni para ninguna otra confesión.

 

En el aspecto democrático de esta opción ha incidido el vicario general de la Diócesis, Luis Argüello, quien además ha considerado positivo el hecho de que se pueda dedicar una parte de fondos públicos a la "dimensión espiritual" de las personas.

 

"La Iglesia realiza un buen anuncio", ha defendido antes de referirse a su labor de "acercar la misericordia de Dios", como de manera insistente les demanda el Papa Francisco, así como a la vida litúrgica que se lleva a cabo en las 305 parroquias de la Diócesis, de las que 250 se ubican en el medio rural.

 

Tras atribuir al "bien común" la existencia de las comunidades cristianas, el vicario ha recordado el ejercicio de caridad que desarrolla la Iglesia, que constituye la "tercera pata" de su acción.