Marc Márquez desafía a Valentino Rossi en su 'casa'

El piloto español Marc Marquez y Valentino Rossi en el GP de Qatar

El piloto español Marc Márquez (Repsol Honda) buscará este fin de semana sumar su sexta victoria consecutiva en el Mundial de Motociclismo en el circuito de Mugello, 'casa' del renacido Valentino Rossi (Yamaha) que promete dar 'guerra'.

El actual campeón del mundo continúa sin dar concesiones a sus rivales en forma de fallo o traspié. Ha dominado en Asia, América y Europa y con 125 puntos ya ha amasado una buena renta antes de llegar al ecuador mundialista, con 42 puntos de ventaja sobre su compañero Dani Pedrosa (Repsol Honda) y dos más sobre el 'Il Dottore', extramotivado por ser la primera 'M1' y por estar visitando de nuevo de forma asidua el podio.

El de Urbino subió al cajón en Le Mans por 150 ocasión en su carrera y ahora quiere celebrar del mejor modo posible la cifra redonda de 300 Grandes Premios ante sus aficionados que le darán todo su aliente para que intente frenar al de Cervera, que en Francia igualó lo logrado en 1971, en 500cc, por otro mito del motociclismo italiano, Giacomo Agostini, al ganar las cinco primeras carreras empezando desde la 'pole position'.

Además, Márquez se enfrenta a una cita donde el año pasado lo pasó bastante mal durante todo el fin de semana, con una dura caída en los segundos libres a casi 300 km/h, de la que, afortunadamente, apenas salió dañado, salvo con un fuerte golpe en la mandíbula. Sin embargo, al día siguiente, también se fue al suelo, lo mismo que en la carrera, sumando uno de los dos '0', junto con la descalificación en Australia.

Para añadir algo más de dificultad al reto, Mugello es un trazado muy de Rossi, que ha ganado en siete ocasiones, de forma consecutiva de 2002 a 2008, en la categoría 'reina', y, sobre todo, de Yamaha, que se ha impuesto en las tres últimas ocasiones, aunque todas ellas por medio de un necesitado Jorge Lorenzo. Además, hay amenaza de lluvia, un escenario sobre el que todavía no se han medido los aspirantes esta campaña.

El nueve veces campeón del mundo no gana en 'casa', donde sufrió también la grave caída que le costó el Mundial de 2010, desde 2008, y Honda no lo hace desde 2008 con Pedrosa, aunque el circuito italiano también tiene buenos recuerdos para Márquez que ahí ganó su primera carrera mundialista, en 125cc.

LORENZO, EN UN CIRCUITO FAVORABLE

Por su parte, Dani Pedrosa intentará defender su segunda plaza mundialista y acercarse todo lo que pueda a su compañero en el Repsol Honda. El de Castellar del Vallés llega a Italia tras dejar ya aparcados las molestias físicas por su operación de un síndrome compartimental en el antebrazo y ansioso por poder pelear con los mejores.

El piloto catalán había subido hasta Francia siempre al podio, pero en Le Mans no tuvo una buena carrera, finalizando en quinta posición y sin posibilidad de luchar por el podio, lo que le hizo quejarse con la incomodidad que siente actualmente en su montura, sobre todo al inicio de las primeras vueltas.

Peor sigue siendo según pasan los Grandes Premios la situación de Jorge Lorenzo, todavía sin ganar una carrera este año y con sólo un podio en su haber, el tercer lugar en el nuevo circuito Termas de Río Hondo en Argentina, lo que le han dejado ya a 80 puntos de Marc Márquez.

El balear mostró una mejoría en cuanto a ritmo en Le Mans, pero luego no lo ratificó en la carrera del domingo, concluyendo sexto y siendo superado tanto por Rossi como la Yamaha del equipo satélite de Pol Espargaró. El doble campeón del mundo no quiere rendirse y esperar su oportunidad en un circuito que le ha sido propicio en los últimos tres años y que se ajusta perfectamente a su estilo.

La última cita en Le Mans dio protagonismo a otros pilotos españoles como Álvaro Bautista (Honda), que tras un mal inicio de campaña lo compensó con un brillante tercer lugar que espera le dé fuerzas en Mugello, mientras que Pol Espargaró fue cuarto. Su hermano Aleix espera volver a tener protagonismo, algo perdido tras su buen inicio en Catar.