Manuel Sierra recibe el homenaje honorífico del TAC y lo comparte con las organizaciones "rojas"

El artista Manuel Sierra, al recoger su premio en el TAC junto al alcalde de Valladolid, Óscar Puente.

En el acto confiesa que aceptó el galardón del Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid con la condición de compartrlo "con asociaciones, sindicatos y federaciones rojos".

El Laboratorio de las Artes de Valladolid (LAVA) ha sido el escenario elegido para la entrega del Premio, momento en el que Sierra ha reivindicado su "vocación" como pintor público, lo que ha definido como "una extroversión de lo descarado que bebe de las fuentes populares, recicla y lo devuelve al colectivo" y que "atiende al deseo público", a diferencia del artista de caballete, con "su introspección silenciosa".

 

Sierra, quien ha recibido el galardón con el público en pie, ha reconocido que en un primer momento tuvo un sentimiento de "incredulidad" y pensó en no recoger el premio al considerar que algo habría "hecho mal", pero que finalmente valoró que "no era un premio cualquiera", sino que era "de abajo a arriba".

 

Autodefinido como un escenógrafo urbano, ha confesado que la calle es "un medio creativo" -"la calle es nuestro espacio"-, además de "democrática", lo que hace que "no pueda ni deba ser privatizada".

 

Al finalizar su intervención, ha leído dos textos "significativos": el poema de León Felipe 'Cómo tu', de especial importancia en los momentos de "angustia vital" en su tiempo de paso por la cárcel y que aún le sirve en la actualidad, "en estos tiempos en que se vive tan deprisa queriendo tantas cosas", y un segundo, propio, que custodia en su libreta de trabajo y en que tiene la música como protagonista.

 

En su despedida ha agradecido a una extensa serie de nombres de la pintura, la literatura, la música, el cine, el teatro de todas las épocas, entre ellos Kafka, Homero, Picasso, y a "las mujeres que cantaron el 'Belachao'", así como a asociaciones y colectivos "rojos", a sus padres y hermanos que le enseñaron que "la libertad sin igualdad es un lujo de señoritos", a los amigos y enemigos y a María Calleja, la mujer de su vida.

 

Tras la despedida "salud, libertad y gloria ... y a quién Dios se la dé, que San Pedro se la bendiga", el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha dado por concluido el acto no sin antes entregar a Sierra la 'Estatuilla del comediante', un galardón de bronce réplica de la escultura de Eduardo Cuadrado, así como la viñeta original que se incluye en el programa del TAC, que ha realizado en su honor Rafael Vega, 'Sansón'.

 

El alcalde, quien ha destacado del artista su fuerza y su condición de persona "impecable en sus actos y sentimientos", así como su seriedad y rigurosidad, ha presidido un acto que ha llenado el espacio del LAVA y en el que también han tomado parte la concejal de Cultura y Turismo, Ana Redondo; el director artístico del TAC, Javier Martínez, y la actriz vallisoletana Karmen Garay, reciente Premio Max a la artista revelación con la obra 'Danzad malditos' con la que se inaugura el festival.