"Mañueco ni se ha dirigido a Rajoy con nuestra propuesta para abrir el PP a la militancia"

El presidente del comité de garantías del PP lleva cerca de un año ignorando las reclamaciones de congreso y primarias de un sector crítico encabezado por María Fuster. El burofax que se le ha enviado le deja en evidencia y le puede llevar al juzgado.

El ultimátum que una corriente interna del PP ha planteado al presidente del comité de garantías, Alfonso Fernández Mañueco, es el punto culminante de un largo proceso en el que el también alcalde de Salamanca ha jugado un evidente papel de bloqueo. Mañueco se ha dedicado a hacer oídos sordos a los requerimientos que le han llegado de militantes para hacer algo aparentemente tan sencillo como aplicar los estatutos y convocar un congreso para debatir la incorporación de medidas de democracia interna como, por ejemplo, la elección en primarias de los candidatos electorales.

 

Hace sólo unos días, el alcalde de Salamanca decía no tener constancia como presidente del comité de garantías de ninguna queja interna. Lo dijo el viernes en el Ayuntamiento de Salamanca justo después de asegurar que tampoco tenía conocimiento de las primeras discrepancias en su provincia, donde ya hay alcaldes que cuestionan lo que está haciendo el PP. Sin embargo, la realidad es que Fernández Mañueco lleva casi un año ignorando las voces críticas.

 

Así lo confirma la cabeza visible de este movimiento, María Fuster, con la que TRIBUNA ha podido hablar. Esta militante encabeza un grupo de miembros del PP disconformes con los derroteros que ha tomado el partido en una cuestión concreta, la escasez de mecanismos eficaces de democracia interna. Más allá de la apariencia de participación, esta corriente critica el blindaje que han hecho los cuadros superiores del aparato popular. Y otorga un papel determinante a Fernández Mañueco.

 

Este grupo pide "que las fórmulas de participación sean más parecidas a las que hay a nivel europeo" y descarta que este movimiento persiga un asalto al poder. "No tenemos intención de, como estructura, presentarnos a ningún congreso, nuestra idea es que se abra el partido a la militancia, que haya primarias y, a partir de ahí, ni siquiera nos vamos a presentar a nada. No es un quítate tú para ponerme yo", asegura. Fuster lamenta haber encontrado "un muro" en el partido porque no han tenido ningún tipo de respuesta "cuando lo que pedimos es un congreso", que está en los estatutos del partido.

 

Lo sorprendente es que llevan cerca de un año esperando para que el presidente del comité de garantías. "Desde hace un año pedimos un congreso ordinario, no se nos contesta y es entonces cuando pedimos amparo al presidente del comité de garantías, y no se nos ha dado ninguna respuesta", asegura Fuster. Esta corriente se dirigió a Fernández Mañueco porque, como presidente del comité de garantías, es el encargado de garantizar la aplicación de los estatutos que marcan congreso ordinario cada tres años: hace casi doce meses que se cumplió el plazo, y no ha habido congreso.

 

Esta falta de respuesta les ha obligado a acudir a la justicia porque creen que hay un delito en el flagrante incumplimiento de los estatutos, y Fernández Mañueco tendría responsabilidades por ser el encargado de garantizar que se respeten. "Lo hemos pedido a nivel interno y no nos responden, no nos queda otra: si no nos contesta a los burofaxes poca alternativa nos queda ya", asegura Fuster. "No hemos tenido respuesta ni formal ni informal, y mucho menos del presidente del comité de garantías", asegura.

 

Para Fuster, la falta de respuesta a sus reclamaciones tiene que ver con un blindaje de Rajoy en el que Fernández Mañueco ha jugado un papel clave. "Es evidente que Rajoy y su equipo no quieren una participación activa en el partido", asegura Fuster que dice "desconocer si Fernández Mañueco se ha dignado a despachar nuestra propuesta para abrir el PP a la militancia con el presidente del partido", pero "intuimos que ni siquiera ha intentado la gestión" por el tenor de las declaraciones de Rajoy, y también las de Mañueco.

Noticias relacionadas