Mañueco evita un juicio por prevaricación al pagar la deuda del Ayuntamiento con la Cámara de Comercio

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, entrando en el juzgado para una comparecencia.

El Ayuntamiento de Salamanca paga lo que debía desde 2013 a los viveros de empresa de la Cámara porque la justicia ya había citado al alcalde para que respondiera por su decisión de bloquear sin motivo la subvención, lo que podría ser considerado prevaricación.

El Ayuntamiento de Salamanca ha tenido que rendirse a la evidencia y abonará en los próximos días la subvención que se comprometió a pagar para el funcionamiento de los viveros de empresa, pendiente desde 2013 y que se ha negado a pagar en reiteradas ocasiones alegando irregularidades que se ha demostrado no existían. Esta decisión no tiene nada que ver con el esclarecimiento de ninguna gestión como insinúa hoy el consistorio a través del medio que le marca la estrategia de comunicación, sino con el miedo a una nueva foto del alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, entrando en los juzgados, en la que estaría acompañado por el concejal del área económica, Enrique Sánchez-Guijo.

 

Durante los últimos años, el Ayuntamiento se ha negado a cumplir con la subvención que se comprometió a dar para el funcionamiento de los Viveros de Empresa dependientes de la Cámara de Comercio. El equipo de Gobierno de Fernández Mañueco decidió hace varios años torpedear el funcionamiento de estas instalaciones sin importarle el daño a los emprendedores, una estrategia en la que ha estado acompañado de la Diputación de Salamanca comandada por Javier Iglesias. Para ello, el Ayuntamiento puso pegas a las cuentas que se presentaban para justificar los gastos de los viveros, unas pegas que se han demostrado infundadas.

 

Por eso, ahora el Ayuntamiento ha decidido que, con tres años de retraso, va a pagar lo que debe, y lo hace obligado por la perspectiva judicial. El pasado día 13 de enero de 2015 la Cámara de Comercio presentó al Ayuntamiento una solicitud de pago por los casi 13.000 euros que adeudaba del ejercicio de 2013 una vez se dio por cerrado el expediente administrativo en el que el Ayuntamiento daba por buenas las cuentas que se le presentaban una vez se demostró que eran correctas. El hecho de que las cuentas entregadas por la gestora que dirige ahora la Cámara demuestra que no había irregularidad alguna, sino voluntad de no pagar. Sin embargo, y pese al tiempo transcurrido, el consistorio no ha procedido a cumplir. La Cámara se lo reclamó por varias veces, y otras tantas dio el equipo de Gobierno de Fernández Mañueco la callada por respuesta.

 

Ante esta postura, la Cámara no tuvo más remedio que acudir a la vía judicial para reclamar el importe adeudado; la justicia admitió la reclamación y fijó fecha para la vista oral, prevista para febrero de 2017 según ha podido saber este medio. A la cita estarían convocados tanto el alcalde Fernández Mañueco como su concejal Sánchez-Guijo que se exponían a una sentencia que casi con seguridad iba a ser contraria al Ayuntamiento y favorable a la reclamación de la Cámara. Con el expediente administrativo cerrado tras los informes técnicos municipales, perseverar en el impago suponía exponerse a un posible delito por prevaricación porque significaba retener el pago de una subvención sin motivo alguno.