Manos Limpias: "Si los indicios contra Infanta son insuficientes, también lo son en el resto de imputados"

Imagen de la Infanta Cristina
El sindicato Manos Limpias, personado como acusación popular en el caso Nóos, ha presentado un escrito ante el juez instructor, José Castro, para apoyar su pretensión de citar a la Infanta Cristina en calidad de imputada, recalcando que si los indicios existentes contra ella "no son suficientes" para la Fiscalía Anticorrupción, "tampoco lo serían los de los numerosísimos imputados que hoy lo están en la causa".



PALMA DE MALLORCA, 12 (EUROPA PRESS)



En su escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, la entidad se pregunta "cómo es posible" que el Ministerio Público se oponga a la citación de la hija del Rey Don Juan Carlos, sobre quien "existen, sin lugar a dudas, muchísimos más indicios y pruebas que sobre [el secretario personal de las Infantas] Carlos García Revenga" y, sin embargo, la imputación de éste "pareció correcta". "¿Cómo es eso posible?", insiste.

En este sentido, la representación procesal de Manos Limpias recalca que cuando García Revenga fue emplazado a declarar como encausado la resolución en que era citado "no pasaba de cinco líneas, frente a los 18 folios [en referencia al auto de imputación del juez Castro, ahora recurrido] que argumentan fielmente las pruebas y motivos existentes en la Infanta Doña Cristina".

De hecho, sólo en relación con el papel de la mujer de Iñaki Urdangarin al frente de la inmobiliaria Aizoon, de la que ambos son propietarios al 50 por ciento y que formaba parte del entramado empresarial investigado en este procedimiento judicial, la acusación popular subraya que la misión de la Infanta en esta mercantil pasaba por elaborar actas y remitir cuentas al Registro Mercantil.

Una actuación que, a juicio del sindicato, sería "prueba suficiente para tomar declaración como imputada a la Infanta". Es más, también respecto a Aizoon, la entidad recalca cómo durante un tiempo la sede de esta sociedad "fue el propio domicilio del matrimonio en el Palacete de Pedralbes, donde ambos realizaban sus actividades laborales cotidianas para dicha mercantil".

En esta misma línea, Manos Limpias apunta que tanto la Infanta como García Revenga prestaron "su consentimiento" para que su nombre, imagen y condición fuese utilizado en Nóos "en aras de dar una cobertura de que la Casa Real avalaba" las actividades del Instituto, mientras que, al mismo tiempo, también empleaban "su presencia en diferentes actos, dando con ello mayor cobertura a una actividad que presuntamente ha resultado ilícita desde su origen".

"COLABORACIÓN EN EL ÉXITO DE LA EMPRESA CRIMINAL DEL DUQUE"

"Porque si la Infanta no hubiera estado conforme con que el Instituto Nóos utilizara su nombre, condición e imagen, no tenía más que haberlo pedido", recalca la acusación, incidiendo así en que "las razones para que la Infanta declare en la causa como imputada son serias, contundentes y conducen a un juicio de certeza sobre el conocimiento y consentimiento" de la mujer del Duque "y su colaboración en el éxito de la empresa criminal de su esposo".

Todo ello, añade, "más allá de toda duda razonable, que no existe, más que por tratarse de ser quien es y de tratarse de quien se trata", añadiendo que si la declaración de la Infanta "no se produce, cuando en la persona de cualquier ciudadano sí se produciría, estaríamos, en contra de lo que propugna el Ministerio Público, claramente ante un grave quebranto del principio de igualdad", lo que pondría de manifiesto que "todos los ciudadanos no somos iguales ante la Ley".