Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Maíllo admite el castigo en votos por la corrupción y que el discurso de la mejoría económica no basta

El presidente del PP zamorano, Fernando Martínez Maíllo.

El nuevo vicesecretario de organización del PP, Fernando Martínez Maíllo, sale al paso de las últimas palabras de Aznar: "es un referente para el PP" pero el partido no ha perdido sus "esencias". Admite el castigo por la corrupción y que apoyarse en la mejora del paro y la economía no basta.

El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maíllo, considera que el expresidente del Gobierno y de su partido, José María Aznar, es "un referente para el PP" y puede opinar sobre él con libertad y autoridad, pero ha defendido que los 'populares' no han perdido sus "esencias". En declaraciones a 'Los desayunos de TVE' recogidas por Europa Press, Maíllo se ha referido a las palabras que dijo el domingo el vicesecretario autonómico del PP -y exministro con Aznar- Javier Arenas, para valorar la opinión del expresidente. En una entrevista en 'ABC', Aznar pidió a su partido una "rectificación enérgica, creíble y suficiente" para recuperar el electorado.

 

Maíllo ha respondido que es habitual que Aznar exprese sus opiniones coincidiendo con los cursos de verano de la fundación FAES, que preside, y que es un referente para los 'populares', pero que el partido sigue manteniendo sus esencias, y especialmente la unidad de España y la igualdad de derechos y deberes de los españoles. Es más, ha recordado que así lo han defendido Gobierno y PP en Cataluña: "No nos hemos movido en los planteamientos ideológicos".

 

Para este dirigente, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es "un gran líder" y no hay debate sobre el fondo de las políticas del Gobierno, pero el PP asume que la sociedad está cambiando y que, con el respeto a esas "esencias", el PP está dispuesto a hablar de todos. "La sociedad está cambiando, nosotros somos el cambio y queremos participar de ese cambio", ha asegurado, emplazando a la conferencia política que el PP celebrará en julio.

 

Además, ha admitido que, igual que la sociedad, están cambiando los "parámetros del voto" y ha opinado que lo que más daño ha hecho al PP electoralmente ha sido la corrupción -"ha entrado gente en el partido y nos ha traicionado", ha dicho-, junto a las "medidas muy drásticas" que tuvo que tomar el Gobierno por la "situación desastrosa" con la que se encontró.

 

 

EL DISCURSO ECONÓMICO ES VÁLIDO, PERO NO BASTA

 

Según ha dicho, el PP quiere participar en los cambios que pide la sociedad, pero sin renunciar al centro político. Y ha opinado que el mensaje de la recuperación económica es "perfectamente válido" y seguirá siendo la "piedra angular" de su discurso, pero que no es suficiente porque ese mensaje "lo escucha mucha gente que todavía sufre" y a los que el PP tiene que acercarse.

 

Maíllo también ha asegurado que el PP quiere devolver, "cuando sea posible", a los funcionarios el "sacrificio" que hicieron al retirárseles una paga extra de 2012, igual que se ha hecho con los ciudadanos con la reforma del IRPF. En todo caso, ha recordado que ya se ha devuelto el 25 por ciento y ha denunciado que en Andalucía "se les ha quitado la paga en tres ocasiones y no se ha dicho nada".