Madrid, capital de Europa que proclamará nuevo rey

Real Madrid y Atlético de Madrid afronta una final igualada marcada por la 'obsesión' por la 'Décima' en el bando blanco y la ilusión en el rojiblanco. 

 

 

 

POSIBLES ALINEACIONES:

 

REAL MADRID: Casillas; Carvajal, Sergio Ramos, Varane, Coentrao; Di María, Illarramendi, Modric; Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo.

 

ATLÉTICO DE MADRID: Courtois; Juanfran, Godín, Miranda, Filipe Luis; Koke, Gabi, Tiago, Arda Turan; Villa y Diego Costa.

 

ÁRBITRO: Bjorn Kuipers (HOL).

 

ESTADIO: Da Luz.

 

HORA: 20.45 (hora peninsular)/La1-Canal+ Liga Campeones.

El Real Madrid y el Atlético de Madrid dirimirán este sábado (20.45 horas) en el estadio Da Luz de Lisboa qué equipo de Madrid logra la supremacía en Europa, en una final de la Liga de Campeones que se presenta equilibrada y marcada, además de por las dudas sobre el estado físico de algunos de los jugadores claves de ambos equipos, por lo que supondría para ambos, con la obsesión por la 'Décima' en el bando blanco y la ilusión de cerrar una temporada histórica en el rojiblanco.

 

La capital portuguesa se prepara para acoger la masiva afluencia de aficionados que van a teñir sus calles de rojiblanco y blanco de cara a una fiesta del fútbol español y madrileño para brindar por la primera final de una Liga de Campeones con dos equipos de la misma ciudad. Madrid ya ha entrado en la historia de la competición y ahora es el turno del conjunto madridista y del rojiblanco.

 

Los de Carlo Ancelotti, técnico que disputa su tercera final como entrenador y séptima en total, quieren acabar con esa obsesión que desde 2002, con los 'galácticos', ha sido la de alcanzar la ansiada 'Décima'. Los de Diego Pablo Simeone, experto en finales, llevan más tiempo esperando, 40 años, para tomarse la revancha de lo sucedido en el estadio Heysel en un día de San Isidro de 1974, para entrar en la elite de los clubes continentales, firmar una temporada de ensueño y, de paso, honrar la figura del fallecido Luis Aragonés, mítico exjugador y extécnico que cerca estuvo de darle el título continental ante el Bayern.

 

La final se presenta igualada pese a que el equipo 'colchonero' podría gozar de esa mayor porción de favoritismo que le concedería el no haber perdido ningún partido de la 'Champions' y su reciente conquista de la Liga 18 años después. En 1996, con el 'Cholo' de jugador, el Atlético hizo un doblete para la historia con Liga y Copa, algo que espera repetir pero elevando aún más la gesta.

 

Enfrente estará el Real Madrid y su historia en este torneo. Es el más laureado, con nueve coronas, y está avalado por su exhibición en las semifinales ante el Bayern, señalado por todos como el gran favorito y al que arrolló en el propio Allianz Arena. Desde aquel 29 de abril, sin embargo, los madridistas han parecido desconectados, incapaces de mantener sus opciones ligueras, y con múltiples problemas físicos, que tampoco ha sorteado su rival.

 

Y es que el partido estará marcado por las dudas sobre el estado físico de algunos jugadores claves. La única ausencia segura es la de Xabi Alonso, clave en el centro del campo blanco y que no podrá jugar por sanción, mientras que Ancelotti espera tener a su mejor nivel a Cristiano Ronaldo, aquejado de problemas musculares desde el pasado mes. Benzema también es duda y Pepe está prácticamente descartado, pero los problemas en los rojiblancos también existen, centrados en la figura de Diego Costa, su puntal ofensivo, lastrado como 'CR7' de problemas musculares en el tramo final de competición y que ha recurrido a todo tipo de remedios para poder estar en el césped de Da Luz.

 

ILLARRA, RELEVO DE ALONSO; RAÚL GARCÍA Y ADRÍAN, A LA ESPERA

 

El técnico italiano debe decidir si elige a Illarramendi como relevo de Alonso. El exrealista es el sustituto natural, pero ha mostrado cierto nerviosismo cuando ha jugado, sobre todo en Dortmund, aunque el de Reggiolo no ha dejado de decir que está cualificado para jugar. La otra opción sería arriesgar con Khedira, recién salido de una grave lesión de rodilla, y cuya falta de ritmo en un partido que amenaza ser de mucha pelea, juega en su contra.

 

El resto del once, con Varane en lugar de Pepe, será el conocido y con Cristiano Ronaldo volviendo a formar el trío ofensivo con Benzema y Bale, en busca de quebrantar la solidez atrás que ha ofrecido toda la campaña el Atlético, resguardado además por el excepcional estado de forma de Thibaut Courtois, dispuesto a librar un duelo generacional de porteros de garantías con Iker Casillas.

 

Para 'CR7', al que se le suele dar bien el Atlético y que el pasado martes, aseguró que estaría a su "mejor nivel" de cara a conquistar su segunda 'Champions', el partido es especial por jugar en su país y por tomarse la revancha con un equipo que el año pasado les arrebató la Copa del Rey en una final donde el de Madeira fue expulsado.

 

En el bando rojiblanco las cosas están más claras y todo está pendiente de Diego Costa. El delantero de Lagarto ha sido siempre un quebradero de cabeza para la habitualmente sólida zaga madridista, de menor fortaleza si falta Pepe, y, conocedor de su ambición, no querrá perderse esta cita, aunque Simeone le necesita al cien por cien y no quiere arriesgar a tener que cambiarle pronto como en sus dos últimas visitas al Camp Nou.

 

Arda Turan, la otra duda, parece mucho más recuperado de su golpe en la cresta ilíaca y todo hace indicar que estará en un once titular, rodeado también de algo de misterio porque el entrenador argentino ha llegado a ensayar con un trivote en el centro del campo, motivado quizás porque tiene claro que el centro del campo será clave y que la ausencia de Alonso le puede beneficiar en ese sentido. Con todo, el eficiente Raúl García y un Adrián que ha demostrado sus cualidades cuando se le ha necesitado, están en la recámara.

 

Con todo, por lo visto en sus partidos de este año, el duelo se presenta eléctrico y lleno de emoción, con cada jugada de balón parada pudiendo valer su precio en oro por la fortaleza mostrada por ambos, aunque mas en el caso de los 'colchoneros', un auténtico laboratorio en ese sentido donde encuentran premio si las cosas no van bien. El Atlético no renunciará a su estilo y el Real Madrid tendrá que decidir si busca dominar con el 4-3-3 u opta por la fórmula del 4-4-2 y la 'contra' que tanto éxito le dio en la final de la Copa del Rey o ante el Bayern.

Noticias relacionadas