Luz verde a la nueva ordenanza de bicicletas en Valladolid

BORIS GARCÍA

Por el momento no se hace referencia a las diferentes sanciones que podrían recogerse en la Ordenanza Municipal.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid, reunida en la mañana de este viernes en sesión ordinaria bajo la presidencia del alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, ha aprobado la modificación de la Ordenanza reguladora de la Movilidad en Bicicleta en el Término Municipal de Valladolid aunque, por el momento, no hace referencia a las sanciones por su incumplimiento.

 

En la sesión se han aprobado otros asuntos, como el convenio con Banco Ceiss para la financiación para las acciones de renovación de inmuebles y calderas de calefacción en el barrio de Cuatro de Marzo, así como la prórroga durante 2015 del contrato de consultoría y asistencia para la elaboración de informes, estudios y asesoramiento técnico a la Alcaldía y vicepresidencia primera de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad 2003, que lleva a cabo el arquitecto Carlos Baró.

 

Según han señalado fuentes municipales, el texto de la nueva ordenanza ha sido consensuado con la Asamblea Ciclista, presentado a los grupos municipales y debatido en el Consejo de Movilidad.

 

El documento permite la circulación de las bicicletas por calzadas, carriles-bici, y también, excepto en momentos de aglomeración peatonal, por "arcenes" y por parques públicos. Así se establece el concepto de "aglomeración" cuando no sea posible conservar un metro de distancia entre la bicicleta y los peatones o no poder circular en línea recta cinco metros de manera continuada.

 

Sin embargo, según han apuntado ya fuentes de la oposición, en el texto de la ordenanza aún no se precisan las sanciones ante el incumplimiento de estas normas de circulación.

 

Los ciclistas tendrán prioridad cuando circulen por carril-bici, paso para ciclistas o arcén señalizado; cuando en otra vía el vehículo a motor giere a derecha o izquierda; o cuando el primer ciclista de un grupo ya haya iniciado el cruce o entrado en una glorieta.

 

También se regula las medidas de tráfico para que los ciclistas puedan circular por el centro de la calzada y para que los vehículos que adelanten a bicicletas tengan que dejar un espacio lateral mínimo de 1,5 metros y, si es necesario, invadan el carril contrario "extremando la precaución". Se establece una distancia de seguridad de al menos tres metros entre coche y bicicleta.

 

Por otra parte, se regula el aparcamiento de bicicletas, con espacios que serán de uso exclusivo para éstas con adecuada señalización, mientras que en el caso de que no exista estacionamiento habilitado en un radio de 50 metros se podrán dejar en las aceras, áreas peatonales o paseos siempre que éstos dispongan de una anchura mínima de tres metros y exista un espacio de 1,8 metros entre la bici y elementos del mobiliario.

 

Por último, se considerará causa de retirada de bicicletas cuando estén abandonadas o "causen deterioro del patrimonio público por encontrarse amarradas a lugares donde no está específicamente permitido hacerlo". También figura la obligatoriedad de que los menores de 16 años deben llevar casco homologado cuando circulen en bici.

 

En otros asuntos, se ha dado el visto bueno al convenio de colaboración de VIVA con Caja España de Inversiones Salamanca y Soria para facilitar la financiación de las actuaciones derivadas del proyecto aprobado por la Comisión de la Unión Europea 'R2CITIES'. Esta iniciativa tiene por objeto rehabilitar unos treinta edificios aproximadamente del barrio Cuatro de Marzo.

 

La rehabilitación consistirá en sustituir las calderas individuales de gas por unas colectivas de biomasa más eficientes y en cambiar la envolvente de los edificios, con el fin de que los residentes disminuyan sustancialmente la factura de calefacción. Igualmente, para mejorar la accesibilidad de los edificios, podrán colocar un ascensor.

Noticias relacionadas