Luis Piedrahita: “El público de Valladolid es exigente. Pucela ha dado excelentes cómicos”

ENTREVISTA. Si hubiera alguna palabra para describir a Luis Piedrahita es la versatilidad. Mago, cómico, escritor. Su ultimo proyecto "El castellano es un idioma loable, lo hable quien lo hable", hará escala en Valladolid el 4 y 5 de septiembre.

P.- Le quería comenzar preguntando ¿cómo debería presentarse a Luis Piedrahita: cómico, mago, escritor...?

 

R.- No lo sé. Los impresentables tenemos ese problema. Cómico, mago, escritor… si quieres destacar alguno de mis defectos, creo que antes de nada soy humorista. El humor es algo que abarca todo lo que hago: la magia, los libros, el teatro y hasta mi vida amorosa.

 

P.- ¿Cómo ha visto la adaptación del público a su espectáculo?

 

El público disfruta mucho. Todo aquel que asiste sale mejor de lo que entró. La gente sale más guapa, más alta, más inteligente... Cuando salen del show se parecen más a su foto de perfil de Facebook. El otro día, en Calvarrasa de Tajuña, una señora embarazada se rió tanto que rompió aguas en el patio de butacas ¡y no se fue al hospital! ¡Se quedó allí hasta que acabo el show! Dio a luz en el teatro. Eso no me había pasado nunca. Muchos cómicos dicen que la gente se muere de risa en sus espectáculos, a mí me ha llegado a nacer gente. Yo creo que es mejor.

 

P.- Le pido una descripción del ambiente de "El castellano es un idioma loable, lo hable quien lo hable" para los vallisoletanos que vayan a verle.

 

R.- El show es una fiesta de sonoras carcajadas "tronchapechos" y sutiles sonrisas de terciopelo. El público vallisoletanto es exigente y conocedor. Pucela ha dado algunos de los mejores humoristas del momento: J. J. Vaquero y Leo Harlem. Los admiro mucho a los dos. Pasar un ratito con cualquiera de ellos hace que el listón del humor suba varios palmos. No sé qué decirle al público para que vengan a verme. Lo único que puedo garantizar es que saldrán mejor de lo que entraron. Además se sorteará un jamón.

 

P.- ¿Cómo? 

 

R.- El jamón no se sorteará en el teatro sino en algún lugar de España que no tendrá nada que ver con el show. Yo no sé dónde, pero según un reciente estudio de una universidad americana en España se sortea un jamón cada cinco minutos. Eso son 105.120 jamones al año. Están los pobres gorrinos apareándose con prisa).

 

P.- ¿El espectáculo es una adaptación de su libro con el mismo nombre?

 

R.- No. No tiene nada que ver. Solo coincide el título, el autor y el idioma en el que están escritos. Y que los dos son muy graciosos.

 

P.- ¿Qué le da el público a la magia de un mago?

 

R.- El público lo aporta todo, desde la suspicacia hasta el asombro. Toda disciplina artística necesita del público para existir. Cuando el Museo del Prado está cerrado y nadie mira las meninas, no son arte.

 

P.- De todas las facetas a las que se dedica ¿cuál es la que le roba más tiempo?

 

R.- El humor es la que más realizo en escena pero la magia es la que más tiempo practico. Tres minutos de magia pueden suponer tres años de ensayo, mientras que tres años de humor hay quien puede prepararlos en tres minutos de inspiración.

 

P.- Para terminar, en una ocasión vi que se quejaba del tiempo que desperdicia al día. ¿Le gustaría llegar a más?

 

R.- A todos nos gustaría llegar a más pero el tiempo es limitado. Somos mortales y una voz dentro de nosotros nos lo susurra cada día. Por eso los humoristas dedicamos cada minuto a hacer humor. No porque no sepamos nada sino porque lo sabemos todo.