Luis Enrique: "Un capitán no es quien levanta la copa y da la mano al árbitro, es mucho más"

El nuevo entrenador del FC Barcelona ha destacado que su equipo debe ganar y además de manera atractiva.

El nuevo entrenador del FC Barcelona, Luis Enrique Martínez, ha reconocido que nunca se vio como el futuro técnico del primer equipo azulgrana y se ha mostrado entusiasmado con la nueva aventura que comienza, donde tratará de inculcar su forma de "ver la vida y el fútbol", al tiempo que recalcó la obligación que existe en el Barça de "ganar" y "hacerlo de manera atractiva".

  

"Aquí sólo importa el presente, y el presente es que el Barça debe ganar y debe hacerlo de una manera atractiva. Todo el tiempo que tenemos en la pretemporada vamos a explotarlo al máximo para ayudar a los jugadores. Unos jugadores que, en su mayoría, estarán en el Mundial y llegarán a principios de agosto. Con estos condicionantes, hay que ir desde el principio a luchar por los resultados, y soy consciente de ello", señaló.

  

El técnico azulgrana, que fue presentado este miércoles, ofreció una entrevista a Barça TV en la que comenzó reconociendo que no esperaba recalar en el primer equipo azulgrana. "Nunca he tenido como objetivo entrenar al Barça. Es algo tan bonito y tan difícil que, según mi manera de verlo, es demasiado complejo. Prefiero ir paso a paso. Es cierto que cuando me fui del Barça B el Club me dijo que tendría las puertas abiertas para volver, pero yo lo entendía más como un reconocimiento", apuntó.

  

"En mi caso ha sido bonito no planteármelo porque las cosas tienen que llegar porque llegan. He trabajado mucho para hacer buenas cosas en otros equipos y al final, sin buscarlo, aparezco aquí otra vez. Creo que me ha favorecido no plantearme grandes metas porque lo normal es que no se cumplan, y mi idea siempre ha sido vivir el presente", añadió.

  

El entrenador asturiano, que vuelve al Barcelona tras su paso por la Roma y el Celta de Vigo la pasada temporada, confesó que su pasada experiencia en 'Can Barça', donde además fue jugador azulgrana durante ocho temporadas, le servirá de ayuda. "Creo que me ayuda bastante, porque además los jugadores ven que quien los dirige ha estado en su misma situación", señaló.

  

"A mí particularmente me ayuda, porque conozco la casa, aunque haya cambiado mucho. No conozco la nueva Masia, las instalaciones de la Ciudad Deportiva son geniales, el Camp Nou sigue siendo espectacular, etc. Son todo facilidades", añadió.

  

Sin embargo, Luis Enrique reconoció que el buen 'feeling' que tuvo con la afición durante su etapa de jugador, será más complicada de lograr desde el banquillo, y por su puesto dependerá de los títulos. "Me encantaría, pero como jugador era más fácil porque la afición valoraba el esfuerzo y la garra. Como entrenador tienes que tomar decisiones y seguro que me equivocaré en algunas. Será muy fácil que la afición se identifique con el Luis Enrique entrenador si ganamos títulos, como sucede a todos los entrenadores del mundo", apuntó.

  

Además, el nuevo entrenador culé destacó que aprendió de todos los técnicos tuvo en su etapa como jugador en el Camp Nou. "He aprendido de todos tanto en el aspecto futbolístico como en el personal. Cada entrenador te deja su marca. Yo he de ser fiel a mi manera de ser, a mi modo de ver fútbol, y eso es lo que tengo que hacer con mis jugadores", señaló.

  

"Inculcarles mi forma de ver la vida y el fútbol, de ir por los estadios y de representar un club único e increíble que deben valorar, además de hacerles ver que tienen la profesión más maravillosa del mundo. Tengo que aprovechar la complicidad que pueda tener como futbolista para ayudar a cada jugador a sacar lo mejor de sí mismo", añadió.

  

Por otro lado, Luis Enrique no adelantó decisiones de cara a la próxima temporada, pero aseguró que hará lo que necesite el bien del club. "Lo que intento en mi trabajo es no ponerme barreras por el hecho de que otros hayan hecho cosas antes. Nosotros valoramos lo que existe, y si creemos que hay otra manera de hacerlo, lo hacemos, basándonos en un porqué. Haré lo que considere que debo hacer para el beneficio del club, y a partir de ahí los resultados dirán si he acertado o no", indicó.

  

Además, aseguró que delegará y pedirá responsabilidades a los capitanes. "Los capitanes son los representantes de los jugadores. Un capitán no es quien levanta la copa y da la mano al árbitro, es mucho más. Hay una responsabilidad conjunta y los capitanes son una pieza fundamental en la comunicación del grupo. Conozco el perfil humano de los que pueden ser capitanes del Barça, y están más que preparados. Ellos son los grandes protagonistas y deben sentirse a gusto, y para ello trabajaremos", apuntó.