Luis Alberto de Cuenca analiza a Cervantes en el ciclo ‘Cervantes en la Villa del Libro de Urueña’

Luis Alberto de Cuenca, durante la conferencia. TRIBUNA

La próxima conferencia del ciclo tendrá lugar el 5 de mayo, a partir de las 19,00 horas, y correrá a cargo del periodista y escritor Andrés Trapiello, bajo el título ‘Leer el Quijote’. 

El poeta Luis Alberto de Cuenca, Premio Nacional de Poesía 2015, ha pronunciado este jueves la tercera de las conferencias del ciclo Cervantes en la Villa del Libro. “Cronistas de esta verdadera historia”, con el que la Diputación de Valladolid se une a las conmemoraciones del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes.

 

Bajo el título La poesía de Cervantes, Luis Alberto de Cuenca ha querido romper algunos de los mitos sobre la ausencia de calidad poética del autor del Quijote, propiciados en parte por su propia obra Viaje al Parnaso y los conocidos versos ‘Yo que siempre trabajo y me desvelo / por parecer que tengo de poeta / la gracia que no quiso darme el cielo’.

 

En este sentido, Luis Alberto de Cuenca ha destacado el indudable valor poético de su obra aunque ha reconocido que “Cervantes quiso ser dos cosas en su vida. Poeta y dramaturgo con éxito. Ninguna de las dos cosas él consiguió llevarlas a término. Pero yo creo que eso fue un milagro que debemos agradecer al ‘infinito laberinto de las causas y de los efectos’, como diría Borges, porque si hubiera sido un exitoso dramaturgo y un poeta aplaudido inequívocamente por todos, nos hubiéramos perdido a lo que es en realidad, un poeta en prosa formidable”.

 

Ante un auditorio prácticamente lleno, ha asegurado que “Cervantes es un extraordinario hombre ordinario” y ha defendido la calidad poética de algunas de sus obras. “En La Galatea están algunos de los mejores versos de la poesía de Cervantes” y, en concreto se ha referido al último verso del soneto de Gelasia en el Libro VI de La Galatea, ‘libre naci, y en libertad me fundo’, “un verso verdaderamente incomparable que define todo el mundo de Cervantes y todo el mundo de la modernidad que aporta Cervantes al escenario literario universal.

 

Porque decir eso y que lo diga una mujer en época de Cervantes es algo realmente espectacular. Porque Cervantes, la palabra que le puede diferenciar de cualquier otro escritor de las letras mundiales, es la libertad. Cervantes y libertad son términos tan cercanos que casi son sinónimos. Se pasó la vida enarbolando el gallardete de la libertad.

 

Tras señalar que “Luis Cernuda es vital en la relectura del Cervantes poeta”, Luis Alberto de Cuenca ha asegurado que el autor del Quijote era “un maestro en el arte del epigrama y del soneto” y ha destacado la Epístola a Mateo Vázquez como su mejor obra poética.

 

La próxima conferencia del ciclo tendrá lugar el 5 de mayo, a partir de las 19,00 horas, y correrá a cargo del periodista y escritor Andrés Trapiello, bajo el título ‘Leer el Quijote’