Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Lotche y sus compañeros inventaron el asalto para ocultar una noche de borracheras y peleas

Lochte

El Comité Olímpico Estadounidense pide disculpas a Brasil por el comportamiento de Lochte y sus compañeros.

El Comité Olímpico Estadounidense (USOC) pidió disculpas a Brasil y al pueblo brasileño por un comportamiento "no aceptable" del nadador Ryan Lochte y tres compañeros más, que esta semana denunciaron haber sufrido un atraco en Río de Janeiro, que no fue tal sino una mentira para que no se diera a conocer que tuvieron un enfrentamiento con agentes de la Policía en una gasolinera de la ciudad.

 

La Policía Civil de Río informó este mismo jueves que Ryan Lochte, Gunnar Bentz, Jack Conger y James Feigen habían salido de fiesta y el domingo denunciaron haber sufrido un asalto armado por parte de atracadores que se hicieron pasar por policías. Conger y Feigen habrían desmentido esta versión dada por un Lochte que según testimonios recogidos por la Agencia Brasil, estaba "exaltado, agresivo y en estado de embriaguez".

 

"Pedimos disculpas a nuestros anfitriones en Río y al pueblo de Brasil por esta dura experiencia de distracción en medio de lo que debería ser una celebración de la experiencia", indicó el presidente del USOC, Scott Blackmun, en un comunicado, donde confirmó que tanto Coger como Bentz han abandonado la ciudad, mientras que Feigen ha solicitado una declaración "revisada" para poder recibir lo antes posible su pasaporte y poder salir del país.

 

El organismo subrayó que "el comportamiento de estos atletas no es aceptable y no representa los valores del equipo estadounidense o del comportamiento de la amplia mayoría de sus miembros". "Más adelante revisaremos el asunto y las potenciales consecuencias par los atletas cuando regresemos a los Estados Unidos", añadió.

 

Después de apoyar la historia de los nadadores, el USOC respaldó otra prueba que presentó la policía, un vídeo de seguridad que muestra los nadadores en una discusión con el personal en la estación de servicio Shell.