Los yihadistas detenidos querían atentar en Madrid y tenían fácil acceso a armas

Llevaban entre 15 y cinco años viviendo en España, estaban jerarquizados y buscaban a más gente para hacer alguna acción.

Perfectamente organizados y jerarquizados, plenamente radicalizados, con acceso a armas y habían manifestado su plena disposición a cometer un atentado en la ciudad de Madrid. Así eran, según el Ministerio del Interior, los tres presuntos yihadistas detenidos este martes por la Policía Nacional, una intervención de "urgencia" provocada por el carácter "imprevisible" de los arrestados.


"En el momento de la desarticulación de esta célula terrorista, sus miembros se encontraban plenamente radicalizados y en una fase de total asimilación y compromiso del ideario terrorista, manifestando su plena disposición a cometer un atentado en la ciudad de Madrid", dice en un comunicado el Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz.

Los tres detenidos tienen entre 26 y 29 años de edad y son de origen marroquí. Dos de ellos han sido arrestados en Vallecas y el tercero en la Cañada Real Galiana. Fuentes de la lucha antiterrorista han precisado que llevaban viviendo en España 15, siete y cinco años. "El grupo estaba perfectamente organizado y jerarquizado, y cada uno de sus componentes tenía designado un papel determinado", precisa Interior.

VINCULADOS A DAESH

Están acusados de formar parte de un grupo vinculado a Estado Islámico (DAESH). El líder de la célula terrorista desempeñaba labores de captación mediante la difusión de los postulados y mandamientos de DAESH, controlaba la evolución de los mismos y desarrollaba métodos de formación de disciplina terrorista. Los otros dos integrantes asumían el papel de actores operativos, es decir, eran los encargados de realizar los actos terroristas.

Las fuentes de la lucha antiterrorista consultadas indican que el grupo buscaba más integrantes para llevar a cabo alguna acción. El operativo policial "se ha desarrollado de forma urgente", dado que los integrantes de la célula, "individuos muy imprevisibles" en sus reacciones, presentaban indicadores de "máximo riesgo", y se había detectado su voluntad plena de pasar a la acción y llevar a cabo actos terroristas.

Uno de los detenidos en esta operación antiterrorista tenía establecida su residencia en el barrio de La Cañada Real Galiana, en la localidad madrileña de Rivas-Vaciamadrid. Este individuo, según las investigaciones policiales, tenía fácil acceso a un mercado ilícito de todo tipo de armas, hecho que agravaba más la situación.

USABAN INTERNET

El uso de Internet y de las redes sociales como medio de información y comunicación también era una constante en la actividad del grupo y labor principal de los detenidos con el fin de mantenerse informados de los avances y éxitos de la organización terrorista DAESH, además de obtener por este medio el material para sus actividades de radicalización.

Esta operación policial de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional es la continuación de una línea de trabajo que el Cuerpo ha seguido en la lucha contra el terrorismo yihadista, acorde a la situación del nivel de alerta actual -Nivel 4 (ALTO)- con una finalidad muy específica de neutralizar todo tipo de amenaza en la seguridad nacional.

La operación, que continúa abierta, ha sido coordinada por el titular del Juzgado Central de Instrucción, Número 4, de la Audiencia Nacional, y por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

 

Noticias relacionadas